Por cuarto año consecutivo se aplicará el plan de entrenamiento laboral para jóvenes

El programa posibilita el acceso a un empleo a los desocupados de entre 25 y 29 años.
Durante 2010, y por cuarto año consecutivo, el Gobierno implementará el "Programa de Entrenamiento para el Trabajo", que beneficia a los jóvenes tucumanos desocupados de entre 25 y 29 años.

En el Boletín Oficial de ayer se publicó el decreto 4.216, que establece la prórroga del sistema durante el presente ejercicio presupuestario. La Secretaría de Planeamiento, que conduce Julio Saguir, seguirá siendo la encargada de efectuar las contrataciones para el dictado de los ciclos de capacitación.

Los cursos están centrados en distintas áreas productivas y de servicios como mecánica, metalúrgica, construcción, agroindustria, turismo, gastronomía, entre otros servicios. Alrededor de 5.000 jóvenes tucumanos, sin experiencia laboral previa relevante, resultan beneficiarios directos del programa oficial.

Franja etaria

En 2007, cuando fue creado, el sistema estaba dirigido a jóvenes de entre 18 y 25 años. Sin embargo, en 2009 se modificó la franja de edad para centrarla entre 25 y 29 años.

El programa tiene como objetivo el mejoramiento de las condiciones de empleabilidad de jóvenes desocupados, que acceden a una capacitación laboral en empresas y entidades públicas o privadas del medio, que se encuentran adheridas al sistema.

Durante el período que dura la capacitación, los beneficiarios perciben un sueldo de $ 500 mensuales; de los cuales $ 225 están a cargo del Estado nacional; $ 50 lo asume el Gobierno provincial y los restantes $ 225, a cargo de la empresa o entidad privada.

Los distintos programas de entrenamiento tienen una duración mínima de tres meses y máxima de seis meses. En tanto que la jornada laboral es de cuatro horas (mínimo) y de seis horas (máximo). Además, la empresa asume el costo de contratación de la Aseguradora de Riesgo de Trabajo (ART) para cada beneficiario.

Una vez finalizado el programa de entrenamiento, la entidad formadora extiende un certificado que acredita la capacitación y las experiencias adquiridas por el beneficiario.

También la empresa o el beneficiario puede dar por concluida la práctica antes del plazo previsto, sin necesidad de invocar causa alguna, previa comunicación al beneficiario o a la empresa, según corresponda y a la autoridad de aplicación (Secretaría de Planeamiento).

Los jóvenes que quedan excluidos de este programa son aquellos que reciben otros beneficios sociales, como planes familiares o becas estudiantiles, entre otros.

Comentá la nota