"En Río Cuarto, la alianza de gobierno no funciona como debería"

Roberto Birri cree que faltan mecanismos para que los partidos que conforman el oficialismo discutan los temas centrales de la gestión municipal. Como jefe del bloque del Frente Cívico en la Legislatura provincial, no descarta un acuerdo con el radicalismo para enfrentar a De la Sota por la gobernación
Para el legislador provincial Roberto Birri la alianza "Río Cuarto para Todos", que permitió que Juan Jure ocupe la intendencia de la ciudad, no funciona orgánicamente.

A entender del referente del socialismo (uno de los partidos que conforman esa coalición) faltan mecanismos para que los sectores involucrados discutan la agenda de gestión.

En el espacio de las entrevistas realizadas por los usuarios del sitio web de PUNTAL, el flamante jefe de bloque del Frente Cívico y Social en la Unicameral cree que Luis Juez podría derrotar a José Manuel De la Sota en una hipotética elección por la gobernación en 2011.

No obstante, dado el estado de las finanzas de la Provincia, deja abierta la puerta para volver a intentar una unión con el radicalismo.

En similar sentido, aunque asegura que el socialismo está en condiciones de encabezar un proyecto de gobierno en el país, reconoce que necesitaría alianzas para llegar.

-¿Qué opina de la gestión de Juan Jure?

-El intendente tropezó con dificultades iniciales que no esperaba. La crisis con el sector agropecuario y la crisis financiera internacional impactaron fuerte en las finanzas de los municipios. Eso lo mostró inseguro en sus primeros pasos, le costó afrontar esa situación de piloto de tormenta. Pero creo que se está sobreponiendo y está recuperando la iniciativa. Entre los aspectos positivos de la gestión, aportó a la renovación de la política, porque ha conformado un gabinete de gente joven. También es destacable que intente poner el acento en las políticas sociales. ¿Qué le estaría faltando? Debería abrir más su gobierno a la participación popular y ciudadana. Sobre todo en épocas de crisis es aconsejable poner en funcionamiento los mecanismos participativos. Yo hubiera convocado con más asiduidad al Consejo Económico y Social para discutir los grandes temas municipales, hubiera puesto en marcha un proceso de presupuesto participativo real.

-¿Cómo está funcionando Río Cuarto para Todos, la alianza electoral de la que el socialismo es parte y que le permitió a Jure llegar a la intendencia?

-Hoy no está funcionando como debiera. Funciona puertas adentro, porque hay una articulación en la actividad cotidiana de los tres sectores que componen la coalición (UCR, socialismo, Partido Nuevo), pero no puertas hacia afuera. Dentro del equipo de gobierno hay integrantes de los tres partidos, pero no hay un funcionamiento orgánico de la alianza. Debería existir algún mecanismo de articulación.

-¿Cómo debería funcionar?

-Debería haber una mesa tripartita para que, al menos en los grandes temas que conforman la agenda de gestión, tengan participación los partidos que conforman la alianza

-¿Las decisiones las toma sólo la UCR?

-Mayormente se toman puertas adentro del Municipio, lo cual no está mal. Sería bueno que exista algún mecanismo de consultas, de ida y vuelta entre los partidos.

-Las tensiones internas en el oficialismo, ¿tienen que ver con que hay muchos actores en esa alianza, incluyendo los sectores internos de cada partido?

-Las tensiones, cuando se gestiona en tiempos de crisis, naturalmente existen. Pero si tomo en cuenta mi experiencia en la anterior gestión, cuyos actores eran prácticamente los mismos en cuanto a representación política, y por lo que he conversado con el intendente y los dirigentes de mi partido que forman parte de la alianza, las mayores tensiones están dentro de la fuerza mayoritaria de esta gestión, que es el radicalismo.

-Dentro del gabinete actual, una de las secretarías más cuestionadas es la de Desarrollo Humano, que usted ocupó y que hoy está a cargo de Jorge Montón. Dicen que su existencia no se justifica dado que no demuestra actividad.

-Eso es una verdadera locura. Una secretaría que logre articular políticas sociales, sanitarias, educativas no está al vicio. Tras su creación, por primera vez la Municipalidad desarrolló políticas públicas sociales con un sentido integral, no sólo económico.

-Le preguntan si está de acuerdo con que el socialismo local haya apoyado la construcción de una cancha de hockey para la que se invierte un millón de pesos.

-Entiendo que se hará con aportes de la Nación. Y siempre es positivo conseguir infraestructura deportiva para Río Cuarto. Solamente hay que esperar que el mecanismo de adjudicación y ejecución de esa obra sea transparente, teniendo en cuenta que viene del Gobierno nacional.

-¿Por qué desconfía de que el dinero provenga de la Nación?

-Todos los procesos licitatorios del Gobierno vienen con una sombra de sospecha respecto a su transparencia.

-¿Cuál es su valoración sobre el Gobierno nacional?

-No es fácil analizarlo. Ha tenido iniciativas sumamente significativas: su política de derechos humanos, la recomposición de la Corte Suprema, la recuperación para el Estado de los fondos de jubilaciones, la asignación por hijo, en política internacional la decisión de salir de las relaciones carnales. Ahora, pese a todo eso, su estilo de gobierno, su sospecha permanente de corrupción, el autoritarismo, la confrontación por la confrontación misma, la prepotencia, han limado todo tipo de consideración positiva. Los Kirchner gobiernan con un estilo que genera un enorme rechazo, y ya no tiene retorno en términos de consideración pública. Yo tengo muy pocas dudas de que en 2011 va a haber un gobierno de signo distinto.

-¿Puede ser el socialismo?

-El socialismo hoy atesora el dirigente más importante de la política argentina, que es el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner. Ningún otro político aquilata la suma de valores como coherencia conceptual e ideológica, capacidad de gestión, honestidad. Por supuesto que el socialismo solo, por una cuestión de peso específico, no estaría en condiciones de conducir este país. Pero sí puede conducir un proyecto que le cambie el rumbo.

-¿Ese socio que necesitan para conducir el país es Julio Cobos?

-No tengo la mejor de las opiniones sobre Cobos. Hace un año y medio tuvo una decisión valiente, que produjo un giro de 180 grados a su imagen pública. Pero usufructuar la relación institucional que tiene para intentar transformarse en la cabeza de un proyecto de oposición política al gobierno que él integra, es algo que solamente en Argentina puede ocurrir. No me parece un hombre confiable, por lo que no vería con agrado una fórmula con él. Creo que hay una enorme distancia de capacidad de gestión, de coherencia conceptual entre Binner y él.

-¿Piensa en la intendencia?

-Me agradaría administrar esta ciudad. Además me he preparado mucho tiempo para cumplir esa responsabilidad. He conducido organizaciones muy importantes de la sociedad civil, he tenido mucha experiencia de gestión en el terreno ejecutivo y legislativo. Pero la coyuntura política definirá si se impulsa esa candidatura para el próximo turno electoral.

-En ese futuro, ¿De la Sota puede volver a gobernar la provincia?

-De la Sota tiene que hacerse cargo de su pasado con consecuencias perniciosas para la provincia, a la que ha puesto en una situación de quebranto. Ha dejado una bomba de tiempo que el actual gobernador no ha querido ni ha sabido desactivar. Schiaretti hoy expresa un gobierno sumamente endeble en lo político y lo económico. Hay un agotamiento de un modelo que se caracterizó por un gran endeudamiento público, por impuestos baratos pero regresivos, con un Estado totalmente ausente. No obstante, la vuelta de De la Sota augura un escenario más abierto del que imaginábamos, con la reedición de un clásico, Juez - De la Sota, que probablemente vaya a polarizar la disputa del poder en Córdoba. Pero si bien Juez tiene grandes probabilidades de salir airoso en esa disputa, tampoco habría que descartar la unidad de las fuerzas de la oposición.

-¿Se puede reflotar el acuerdo del Frente Cívico y la UCR?

-Si De la Sota logra unificar al PJ tras su candidatura, puede adquirir una fortaleza significativa en términos electorales. Si bien eso polarizaría la elección con Juez, no descarto que se reedite la posibilidad de confluencia entre los sectores de la oposición.

-¿Sólo la presencia de De la Sota ameritaría ese acuerdo? ¿No habría programas comunes?

-Córdoba está a un tris de ser inviable en términos de sustentabilidad económica. En 1999, cuando asumió De la Sota, tenía la misma deuda que Santa Fe: $ 800 millones. Diez años después, Santa Fe debe $ 2.300 millones y Córdoba debe más de 13 mil millones. De a poco vamos tomando conciencia de que para gobernar la provincia en ese estado se necesitan grandes consensos. Y allí germina la posibilidad de coaliciones de gobierno.

Comentá la nota