Más de cuarenta diputados se cambiaron de bloque en apenas un año y medio

La reciente salida de dos ex aliados de De Narváez es otro caso en un Congreso plagado de pases.
Si fue genuina, la indignación de Francisco De Narváez porque dos diputados de su espacio votaron el presupuesto a favor del kirchnerismo y terminaron en un bloque aparte deberá catalogarse también de ingenua. La salida de Patricia Gardella y Julio Rubén Ledesma, el más estigmatizado por el líder de Unión-PRO, pareció la confirmación de una tendencia. En un año y medio, desde que a principios de 2008 se conformó un "nuevo" Congreso tras la elección de 2007, 42 diputados cambiaron de bandera. Tanto salto y partición abonó para que hoy haya 46 bloques en la Cámara baja.

La mayoría de los pases estuvo ligada a las peleas que fomentó el kirchnerismo, sobre todo con el campo y su efecto colateral con el vicepresidente Julio Cobos. La estrategia de confrontación se traduce fácilmente en números. Por lejos, el Frente para la Victoria es el bloque que más diputados perdió desde el último recambio: 22. El golpe más emblemático lo dio Felipe Solá, en noviembre de 2008, cuando formó el bloque Unión Peronista, que hoy cuenta con ocho legisladores. El último desgajamiento lo produjo otro ex aliado de Néstor Kirchner, el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, que impulsó la salida de dos de sus legisladores en la Cámara baja la semana pasada.

En cuanto al enfrentamiento entre el matrimonio K y Cobos, pegó de lleno en el bloque "De la Concertación". Aquella denominación habían elegido los radicales K para ponerle un paraguas a su cuestionada alianza con el PJ. Tras el voto no positivo, los que optaron por el carlorcito oficialista mantuvieron el nombre y los cobistas pasaron a formar "Consenso Federal", un grupo que empezó a moverse en tándem con los radicales oficiales y la Coalición Cívica.

Claro que la oposición pura también hizo de las suyas. El caso más emblemático fue el de los ex aliados de Elisa Carrió, que habiendo entrado varios de ellos en las listas de la Coalición Cívica por la elección de octubre de 2007, enseguida formaron el bloque ARI autónomo. Los encabezó el diputado Eduardo Macaluse, hoy titular del bloque SI. Es que ni siquiera sobrevivió aquella declaración original de independencia: varios se fueron al SI y los fueguinos terminaron en el grupo "Proyecto progresista". Los opositores más duros critican a ambas formaciones de ser funcionales al kirchnerismo en unas cuantas votaciones clave. Ellos prefieren hablar de cierta independencia para apoyar algunos proyectos del oficialismo y rechazar otros.

Curiosamente, o más bien mostrando una gran efectividad para acordar con ciertos opositores, pese a las pérdidas los K siempre lograron imponer sus proyectos más polémicos.

Comentá la nota