Cuando hay una Tasa de Seguridad, la pagan los que pueden, los que no pueden no la pagan.

Mucho se ha hablado en los últimos días de la Guardia Urbana, su implementación, el no tratamiento en el Concejo, por consiguiente su paso a comisión, y los 3 pesos por frentista por mes que pretende cobrar el Departamento Ejecutivo para equiparla y darle todos los medios para que pueda actuar en prevención, para ayudar a paliar un poco más la situación de inseguridad y violencia que se vive por estos días, ya no sólo de noche, ya no sólo en las puntas de la ciudad, también a plena luz del día y en el mismísimo centro.
El Ejecutivo envió el proyecto de Tasa de Seguridad para bancar a la Guardia Urbana, sin embargo Beto Rivas insiste en que hay una tasa de seguridad que está subsumida y que se sigue cobrando el dinero y se lo destina a otra cosa…

- Creo que discutir el tema de la tasa subsumida o no es irnos a la historia, la verdad que esa tasa dejó de existir en la Ordenanza Impositiva del 2000 votada en 1999, si mal no recuerdo. Nadie niega que numéricamente hoy eso que se cobra puede estar en los valores que dijo el concejal Rivas (NdR: alrededor de 1 peso por frentista por mes). También el municipio ha estado aportando dinero para la seguridad, o sea que si entramos en esa discusión vamos a seguir en la misma.

Creemos que este proyecto, que está presentado, que fue a la comisión y que está para ser discutido, incluyendo los números y los valores. Si hay algo que modificar se modificará, no estamos cerrados. Este proyecto le da estado de análisis legislativo a un tema absolutamente preocupante como la seguridad.

Argumentos para tratar esta tasa hay, la oposición ha venido reclamando y muchísima gente viene reclamando que el intendente incorporara el tema seguridad dentro de las prioridades de las preocupaciones del municipio. Nosotros también nos hemos manifestado en ese sentido y el bloque viene trabajando individualmente y otras veces en conjunto con el resto de los bloques durante los últimos meses del 2008.

Ahora que el intendente manifiesta su intención de poner este tema sobre el tapete y pone un proyecto en el Departamento Ejecutivo, lo tenemos que votar. No estoy diciendo que no se discuta, numéricamente se puede discutir, si hay que modificar algo habrá que hacerlo, este no es un proyecto que tiene que entrar y salir, como dice alguna autoridad nacional, sin que se le toque una coma. Gracias a Dios acá no existe ese nivel de presión hacia el deliberativo.

Entonces tenemos que discutirlo, analizarlo, cambiarlo, mejorarlo; pero tratar de que esto salga en un plazo razonable, en 30 ó 60 días creo que esto tendría que estar resuelto para que la prueba piloto que significa la Guardia Urbana esté financiada, y que la misma oposición le diga al intendente que le dio los recursos y que se tiene que hacer cargo de lo que le corresponde, siempre con el límite de que la seguridad, como nosotros no nos cansamos de decirlo, es una responsabilidad primaria de la provincia de Buenos Aires.

Si hay una tasa subsumida, como marca el concejal Rivas, la pregunta es: ¿nos quedamos en eso?, ¿con eso solucionamos algo?, ¿financiamos una actuación contundente?, ¿con eso colaboramos en forma contundente con la Policía? Creo que no. Es cierto que había una tasa subsumida; pero convengamos que hoy también hay infinidad de temas en los que la Municipalidad tiene que actuar y no existe una tasa, y no veo a la oposición diciendo que debe haber tasas para esas otras cosas.

Si nos ponemos a mirar lo que pasaba en 1999, evidentemente no nos vamos a poner de acuerdo, porque habrá algún recurso por allí; pero también hay obligaciones en seguridad y en otras cosas, porque atender la salud es también un problema de seguridad, bienestar social igual.

Y a esto no lo entiende mucha gente, porque vive muy cómoda en el centro de la ciudad, y que le parece que atender la indigencia o cuestiones que tienen que ver con bienestar social y aportar dinero en esas áreas, no tiene que ver con la seguridad, y están equivocados. Si el municipio no contuviera la situación de muchísima gente, quisiera ver cómo viviría esa gente que se queja en el centro, en la mesa de café. Las cosas hay que mirarlas con un poquito más de claridad, y con esto no estoy diciendo que el intendente hace todo bien.

Incluso si trabajan articuladamente acción social con la Guardia Urbana, hasta pueden evitar problemas y contener a personas en riesgo…

- Por supuesto, para eso el municipio necesita la decisión política de hacerlo; pero también necesita los recursos, y allí es donde se empieza a trabajar seriamente. A esto lo he hablado muchísimas veces con el intendente, y él tiene muy claro que actuar en ese sentido es actuar en seguridad, a mí me lo dijo cuando era secretario de Hacienda, me lo ha dicho siendo concejal, y si se lo preguntan, va a responder eso.

Cuando ves a una familia o un grupo de gente que está en condiciones de riesgo, de pasar de la línea que divide el actuar bien con el actuar mal, si no atendemos esa demanda, vamos a tener más gente que va a estar actuando mal en la sociedad y que va a ser un problema. Si la atendemos estamos trabajando en seguridad, estamos evitando problemas para toda la comunidad, estamos siendo humanos y solidarios con gente que lo necesita, porque no toda la gente es mala, la mayoría de la gente es buena.

Este es un concepto que lamentablemente la comunidad de Bolívar no tiene muy claro, porque si lo tuviera, no habría tantas críticas a veces hasta sobre las modificaciones de tasas. Nosotros como bloque oficialista hemos tenido que soportar durísimas críticas desde hace 10 años, desde 1999 a la fecha, cuando empezó a caer la convertibilidad empezaron a llover las críticas cada vez que hay que aumentar 50 centavos, un peso o dos una tasa. Señores, lamentablemente los pulloveres aumentan, la carne aumenta, los tomates aumentan, las papas aumentan, y las tasas tienen que aumentar.

Además la Guardia Urbana tiene la ventaja de que si a la comunidad no le convence su accionar, le puede reclamar al intendente, cosa que no se puede hacer con la Policía porque depende de la Provincia…

- Por supuesto. La provincia de Buenos Aires ha fracasado rotundamente en materia de seguridad, en todos lados, no sólo en el conurbano. Y la seguridad la está aportando la seguridad privada y a través de esfuerzos individuales de las comunal, que al menos negativos no son, suman, ayudan.

Por allí escuché una crítica a los tres pesos, y primero hay que discutirlos, hay que verlos, es un proyecto. Y segundo, si analizamos los tres pesos desde el punto de vista de un indigente, es un montón de plata que no va a poder pagar; pero acá también a veces tenemos que despojarnos de las banderías políticas y ser realistas. Cuando hay una Tasa de Seguridad, la pagan los que pueden, los que no pueden no la pagan, entonces es absurdo hacer un análisis a partir de la situación de los que no pueden, porque a los que no pueden la Ordenanza los protege, y si no los protege la Ordenanza se protegen solos. Ahora, el que puede, que aporte, por favor que aporte.

En una actitud solidaria, porque el que puede paga seguridad privada, alarma, etc…

- Y que la pagan, seguro. Muchos de los que se quejan de esto tienen alarma monitoreada y todo eso, que yo también la tengo, y la disfruto, no critico el sistema privado, ahora, ¿a vos te parece lógico que yo me oponga a pagar tres pesos? Y sin embargo lamentablemente ya hay gente que levantó la voz diciendo que tres pesos es mucho.

¿Qué sabés de lo que ha hecho la Guardia Urbana hasta ahora?

- Tengo una visión muy positiva; pero sinceramente no conozco a nivel estadístico nada, no he estado en el tema. He recogido una buena sensación del accionar, no sólo de adentro de la Municipalidad, sino de la comunidad, hay mucha gente que lo ve con buenos ojos, y ojalá se pueda mantener. Y si no es este sistema será otro parecido.

Comentá la nota