Cuando el río suena, negocios trae

"Cuando el río suena, agua trae", con esta amorfa reflexión un conocedor del mundillo político respondió en una nutrida charla de café a la pregunta que hizo un distraído: ¿qué habrá detrás de la escalada en contra de las cooperativas?
El tema surgió al tratar de analizar tanta información cruzada y sorpresiva vocación refundacional de algunos funcionarios, que no dudaron en plantear hasta la "privatización" o "municipalización" de los servicios públicos, por ejemplo de Madryn.

Fue entonces que un memorioso recordó sobre la consulta si los servicios públicos en Chubut representan un "adiós a las cooperativas", que no hace mucho, en una polémica aunque sustanciosa nota, el periodista Humberto Kadomoto señaló que "al grupo Vila-Manzano se le adjudica en la zona de Trelew un accionar tendiente a ‘fundir la cooperativa’ mediante fuertes presiones políticas y operativos de prensa. Tienen una amplia trayectoria en el negocio de los servicios públicos, ya que adquirieron acciones de las firma Edemsa, quien distribuye la energía eléctrica a la provincia de Mendoza, y también se adueñaron de la firma Obras Sanitarias Mendoza (distribuidora de agua potable y cloacas)", puntualizaba por aquel entonces el cronista.

Un cuentito

Según detallaba la reseña "Andes Energía Plc informó que adquirió la firma Hidroeléctrica Ameghino SA", que opera la central ubicada en Chubut. Dentro de los accionistas privados argentinos de Andes Energía Plc "figuran Daniel Vila, Alfredo Vila Santander, José Luis Manzano, Luis Nofal y otros chubutenses. Recordemos que el 29 de marzo de 2004, el futbolista Aldo Pedro Duscher adquirió el 59 por ciento del paquete accionario de Hidroeléctrica Ameghino S.A., vendido por una subsidiaria de Xcel Energy, la cuarta compañía de electricidad y gas natural más grande de Estados Unidos". En ese negocio también se vinculaba al siempre exitoso y bien ubicado empresario chubutense Jorge Aidar Bestene.

Este informado periodista asevera que "el asesor de Duscher fue Marcelo Comba, quien parece resultar como un nexo importante en la relación de Andes Energía Plc con el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, ya que figura como integrante de la Cámara de Empresarios Argentinos de la Energía (Ceade), creada por el propio De Vido".

Además de Comba, "la Cámara se conforma con: Adrián Pérez (Pan American Energy); Alejandro Ivanissevich (Emgasud), Gerardo Ferreira (Electroingenieria), todos con negocios en Chubut", resaltaba Kamamoto.

Como si estos nombres no fueran suficiente para pensar en el final que puede tener los ya maltrechos y costosos servicios públicos en Chubut, el "colorado" De Narváez, también mostró "la hilacha". Al final de su campaña dijo que debía estar en manos del Estado (Argentino) los servicios de distribución de energía. Y claro, si ya es dueño de una empresa que hace exactamente eso sabe de que habla pensaron algunos. Según fuentes del sector, el referente de Unión-PRO también es socio de José Luis Manzano y Daniel Vila en la distribuidora de energía eléctrica de Mendoza, Edemsa.

De hecho, la confesión le trajo no pocos problemas cuando salieron publicadas esas declaraciones en Clarín, donde avalaba la estatización de las AFJP y pedía por la nacionalización de algunas empresas, que no sólo sorprendió a más de un empresario, sino que puso furiosos a varios. Entre los que "ardían" se asoció el crítico comunicado de prensa que envió la Asociación de Transportistas de Energía Eléctrica (ATEERA) con Marcelo Mindlin, titular de Grupo Pampa, dueño de Edenor, Transener y varias generadoras eléctricas. El posicionamiento decía: "la Asociación manifiesta su profundo rechazo a una eventual estatización de las empresas concesionarias". El otro que "echaba chispas" era Nicolás Caputo, uno de los mejores amigos de Mauricio Macri, el socio político de De Narváez.

Es que entre los negocios de Caputo, se encuentran unas generadoras de energía eléctrica ubicadas en el interior del país. Lo que más indignó a los empresarios del sector energético –dicen- fue la liviandad –aunque algunos aseguran que hay un negocio detrás- con que trató el tema de la privatización-estatización, con el sano pero poco creíble discurso de alcanzar "tarifas sociales". Para ello aseguró, no habría que reestatizar la generación y el transporte, pero sí la distribución final, cuando los conocedores del tema señalan que "el mayor costo y los mayores subsidios en energía se dan en la generación y el transporte, no en la distribución".

Y si, el río sonar, suena…

Comentá la nota