“Cuando la nueva firma empiece a funcionar van a tener que decir algo ante la justicia”

El doctor Enrique Omar Sánchez defiende a más de un centenar de ex empleados que reclaman cerca de 3 millones de pesos tras el cierre de DuPont. Se mostró extrañado por venta del predio que está en garantía a Guilford.
En estos tiempos en que se habla de la posible e inminente apertura de la empresa Guilford en el predio de lo que fuera DuPont Mercedes, el abogado Enrique Omar Sánchez, que defiende a más de un centenar de ex trabajadores en su reclamo tras el cierre de la planta, aseguró que se está peleando por cerca de 3.000.000 de pesos de diferencia de las indemnizaciones y recordó que el predio está embargado. En este sentido, se mostró extrañado: “No pueden escriturar hasta que no arreglen”, explicó, aunque de todas maneras planteó que la producción podría comenzar igual.

El cierre definitivo de DuPont fue en el año 2004 y el doctor Enrique Sánchez conjuntamente con su socio, doctor Javier Pafundi, está representando a entre 120 y 130 ex empleados de DuPont Argentina SA. Sánchez aclaró que los rubros no discutidos de la indemnización fueron cobrados, pero lo que se reclama ante los Tribunales de Trabajo son diferencias de distintos rubros indemnizatorios, que suman unos 3.000.000 de pesos. “De 120 juicios salió solamente uno, caratulado Zanetti contra DuPont Argentina SA. En ese juicio no nos conformaba la sentencia ya que hacen lugar parcialmente, entonces apelamos y está con recurso de queja en la Corte Suprema de Justicia de la provincia de Buenos Aires desde febrero. Eso no ha tenido resolución y luego no hubo más sentencias. Entre los 120 juicios que manejamos están los de ex delegados como el caso de Antonio Mauriello, y en ese juicio pedimos un embargo del predio, que actualmente está embargado”, comentó Enrique Sánchez.

“El expediente es público y allí consta el embargo, y nos llama poderosamente la atención que una nueva firma se haga cargo cuando todavía la empresa vendedora no ha procedido a levantar el embargo. Nos llama la atención que digan que vendieron a una empresa, pero jurídicamente hablando no lo van a poder hacer porque en el Registro de Propiedad Inmueble de la provincia figura el embargo. No pueden escriturar hasta que no arreglen el juicio específico, que sirve para salvaguardar en garantía el crédito de todos los trabajadores”, explicó el doctor Sánchez.

El reclamo total aproximadamente ronda los 3 millones de pesos. Desde DuPont invocan que no deben diferencias y que pagaron todo, pero los ex empleados y sus representantes legales sostienen lo contrario. “Ellos en el salario habitual que pagaban tenían los rubros que reclamamos. Hay prueba de todo y pericial contable de casi todo. Dentro de estos juicios, cerca de 48 eran votados en primer término por la doctora María Inés Reyna, pero esta falleció en el mes de junio, y por la ley de procedimientos estos se cayeron y tenían que hacer un nuevo sorteo, aunque el Tribunal aún no está integrado ya que a fines de octubre se llamó a concurso y al día de hoy no se sabe nada. El único Juez que está a cargo del Tribunal 1 es el doctor Carlos Pederneschi, que está suspendiendo audiencias y demás porque todo se le hace imposible. Todas las audiencias se fueron postergando, así, hasta el 2009”, detalló el abogado.

Lo que además marcó es que en el caso de que la firma Guilford comience a trabajar, se hará la salvedad en el expediente de Mauriello donde se considera embargado el predio y el Tribunal deberá decidir qué medidas tomar, si la deja iniciar actividades o no. “Yo supongo que sí, y el predio se mantendrá embargado, por lo que la garantía seguiría. A lo mejor DuPont hace un boleto de compra venta, pero el predio seguirá embargado”, dijo Sánchez.

Por otra parte, afirmó que escuchó la versión de que ambas firmas han trabajado o trabajan diariamente juntas. “Yo no podría decir qué relación tiene una empresa con la otra. Llegado el caso deberán presentar la documentación”, estimó Sánchez, para quien es claro que en DuPont se manejan con instrucciones dadas desde afuera del país: “Desde el cierre les ha parecido que no es conveniente llegar a un arreglo con todos los ex trabajadores. No descarto que así lo hagan porque cuando la nueva firma empiece a funcionar van a tener que decir algo ante la justicia. Podrán obtener un permiso provisorio pero tendrán un plazo para arreglar los expedientes y hacer una propuesta de pago”, opinó el profesional.

Comentá la nota