Cuando las mañas le ganan la batalla a las ideas

Por Jorge Rosales

La campaña electoral ha vuelto a los tribunales. Un lugar que desnuda los problemas que atraviesan los partidos y el nivel en el que se encuentra la discusión política argentina.

En lugar de debates de ideas para que la ciudadanía pueda elegir entre diferentes propuestas en las elecciones del 28 de junio, los partidos que disputan el poder en territorio bonaerense continuarán enredados esta semana en acusaciones cruzadas por impugnaciones, domicilios incomprobables y candidaturas testimoniales. ¿Ese es el tipo de debate que esperan los argentinos de sus representantes?

El juez federal de La Plata con competencia electoral, Manuel Humberto Blanco, acaba de señalar irregularidades en la lista del peronismo disidente, liderada por Francisco de Narváez. Es el mismo juez que la semana pasada entendió que Néstor Kirchner ha cumplido con las formalidades del cambio de domicilio que le permite aspirar por una banca en la Cámara de Diputados en nombre de la provincia de Buenos Aires. La ley exige dos años de domicilio efectivo antes de las elecciones. Por eso, el magistrado contabilizó los dos años desde el día que Kirchner dejó de ser presidente, el 10 de diciembre de 2007, hasta el día en que asumirá como diputado, el 10 de diciembre de 2009. ¿Qué pasaría si por las urgencias de la política se anticipara la jura de los diputados electos? ¿A Kirchner no le aclanzaría, entonces, el tiempo exigido por la ley?

El viernes faltarán exactamente 30 días para las elecciones y se intensificará la campaña proselitista en televisión y en las calles de la Argentina. Como en otros tiempos, la Capital y el Gran Buenos Aires serán las grandes vidrieras de los candidatos. ¿Qué pasará en el interior, donde se concentran las broncas del campo? El oficialismo sabe, a partir de los condenables ataques contra el diputado kirchnerista Agustín Rossi y la tensión vivida por Kirchner y la Presidenta, que le será difícil recorrer sin sobresaltos la pampa húmeda.

Cuando la política transcurre en los tribunales, como pasará esta semana, es porque, lamentablemente, las mañas le están ganando la batalla a las ideas.

Comentá la nota