Cuando fue la inspección del Ministerio, no había ningún empleado extranjero en la obra denunciada por UOCRA

La Unión Obrera de la Construcción había detectado el jueves en Figueroa 1050 la situación lamentable en que vivían trabajadores peruanos y paraguayos indocumentados, que trabajaban en una obra en construcción manejada por empresarios de origen chino.
El Secretario General de la UOCRA, Daniel Sagrera, se hizo responsable de la situación, impidiendo la prosecución de los trabajos y pidiendo al Ministerio de Trabajo de la Provincia una inmediata inspección, para constatar la irregularidad de la situación laboral y las condiciones infrahumanas en que vivían.

El viernes se cumplió con la inspección requerida, pero para sorpresa de los funcionarios ministeriales, los responsables de la obra habían literalmente “limpiado” todo del lugar; Sagrera dijo al respecto que “se llevaron todo para volver en algunos días, pero los vamos a estar esperando, porque estos tipos no tienen vergüenza y si uno les pregusta algo, responden no entiendo”, dijo.

Comentá la nota