–¿Cuándo y cómo llegó a la política? –Yo había sido candidato en el 2007 como candidato a diputado provincial por Unión Pro. Inmediatamente después de finalizada la elección me puse a trabajar particularmente en lo que es la política de Hurlingham. Feliz

Sebastián Sanguinetti es el primer candidato a concejal del partido Encuentro en Ituzaingó. Como concejal fue uno de los principales opositores al jefe comunal Alberto Descalzo. Sus denuncias hicieron tambalear el gobierno municipal. Habló con El Diario.
¿Cómo ve que se perfila la elección?

Me parece que la propuesta de Martín está sustentada en términos de comunicación, transmitiendo como se gestionó los últimos 10 años en Morón. El lema nuestro es "si en Morón pudimos, en Ituzaingó también se puede". El lema sintetiza la idea de que hay otra forma de gobernar, de administrar el estado y que el vecino de Ituzaingó puede verlo con mucha claridad cuando ve las cosas que se hicieron en Morón.

¿Cómo vez el gobierno de Ituzaingó?

Descalzo tiene 14 años de gestión. Arrancó desde la autonomía y hace ya varios años entró en una meseta. Hay muy poca iniciativa. Lo que está haciendo hoy es administrando las pocas cosas que se pudieron hacer. Nosotros creemos que no se logró desarrollar un plan estratégico de ciudad, no se ha logrado tener confianza con el vecino como para qué el municipio crezca. Basta con ver los niveles de recaudación, que han sido uno de los más bajos de todo el conurbano. Básicamente porque al no haber confianza el contribuyente no paga sus impuestos. Lo que se ve con mucha claridad es que lo necesita es otro modelo de gobierno. Por eso hacemos hincapié en lo que sucedió en Morón, que era muy parecido a lo que está sucediendo en Ituzaingó.

¿Cree posible ganar la mayoría en el Concejo Deliberante?

Yo creo que Martín va a ganar la elección. Vemos que el vecino empieza a interesarse por lo que se hizo en Morón. Eso va a representarse posiblemente en una cantidad de concejales que va a tener de Nuevo Encuentro que posibilite hacer fuerza en el Concejo. Lo más importante es que a partir de esta victoria lo que se viene en Ituzaingó a dos años es un cambio en el Gobierno. Una nueva administración municipal.

¿Peligra el gobierno de Descalzo?

Si, posiblemente. Viene desde el ´99 hasta la fecha perdiendo en todas las elecciones una cantidad de votos muy importante. Terminó la última elección con un 38%. Quienes alguna vez lo votaron siendo el primer intendente de Ituzaingó y pensaron que era el mejor candidato de esa gestión municipal, hoy lo abandonan. De modo que a esta elección va a llegar muy deteriorado. Lo que viene ahora es una derrota del Descalzismo y de Kirchner en Ituzaingó, y lo que se anuncia como fotografía posterior a la elección es un partido con condiciones de poder hacerse cargo del municipio de Ituzaingó en dos años.

¿Trabajarían en conjunto con otros bloques opositores?

Sí, no para la oposición misma. La oposición tiene una deuda pendiente en Ituzaingó, es que nunca se logró constituir como alternativa. Parecía que con ser oposición la conformaba. En estos últimos diez años tengo que hacerme yo la autocrítica, porque fui parte de esa oposición. Nuestro mensaje siempre estaba más dirigido a controlar a Descalzo que a reconstituirnos nosotros mismos. Lo que hay que corregir es que Martín Sabbatella y su equipo no van a constituirse como oposición en término taxativo, sino como una alternativa al gobierno descalzista en dos años.

-¡Cuáles serían sus primeros proyectos?

Hay siete proyectos básicos. La primera es la central de monitoreo de emergencias; la creación del SAME municipal, Ituzaingó no tiene ambulancias propias; queremos crear la figura del defensor del pueblo; creemos que los consejos vecinales y el presupuesto participativo son una herramienta para que el vecino se interese y opine sobre la obra pública. Estamos planteando un plan de iluminación dentro de los barrios, queremos crear la dirección anticorrupción, firmar este convenio de discrecionalidad cero que implica que el vecino pueda tener acceso a la información pública, las cuentas claras cada tres meses en su casa, que existan estas herramientas donde el Estado es permanentemente monitoreado por el vecino.

Pensando el 2011, si en esta elección perdiera el Descalzismo, ¿podríamos pensar en un intendente no Kirchnerista?

Yo creo que sí, si logramos constituirnos como alternativa. Hay una historia ya recorrida muy cerca de Ituzaingó. Cuando se le decía al vecino que no se podía, que Rousselot era el emperador de Morón, que nadie le ganaba el aparato, que era imposible derrocarlo, apareció Martín y cambió la historia de Morón. Esa historia recorrida no es muy diferente a lo que se puede hacer en otros municipios. Quizá no están los mismos escándalos que hubo en el caso Rousselot, pero el modelo administrativo que tiene esa gestión es igual. El vecino debería saber que esa historia está por recorrerse en Ituzaingó. No hay que conformarse solo con ser oposición, porque eso es ser funcional al descalzismo. En los últimos diez años la oposición fue renovando más o menos los mismos cupos de concejales. Uno cumplía su rol y el otro gobernaba. Eso, que en realidad es que todo cambie para que no cambie nada, fue siempre funcional al descalzismo, porque la oposición -me incluyo- no se propuso en serio correrse de ese rol, y constituirse en alternativa. Nosotros planteamos esta elección y la que viene son los momentos para constituir la alternativa. Si no se hace en estos cuatro años lo más probable es que esa funcionalidad continúe y el descalzismo renueve sus dirigentes y siga gobernando.

-¿Cómo cree que quedará el concejo?

-El oficialismo perderá la mayoría por primera vez en catorce años. Lo que va a incitar al descalzismo a construir alianzas o consensuar las decisiones con los otros bloques. Es un dato que refleja el desgaste natural y refleja los momentos políticos de la Argentina.

Comentá la nota