Cuando se apagan los privados, surge el Estado

De acuerdo con el Indec, el sector de la construcción tuvo un retroceso del 2,4 por ciento interanual y del 4,4 contra febrero. Los proyectos del sector público frenaron la caída. Aun así, más del 25 por ciento de los empresarios prevé despidos.
La desaceleración de la actividad económica se siente en el sector de la construcción. En el primer trimestre del año el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC) reflejó un retroceso del 1,3 por ciento en la versión desestacionalizada. El año pasado el indicador que elabora el Indec había acumulado un crecimiento del 8,3 por ciento. En sintonía con la caída que experimentó la industria, las estadísticas del sector mostraron una merma del 2,4 por ciento en marzo, en relación con el mismo período del año anterior. La baja contra febrero fue del 4,4 por ciento. Los despachos de cemento Portland y las ventas de hierro redondo para hormigón, dos de los insumos más relevantes en la elaboración del indicador, acumulan en los primeros tres meses una disminución del 6,2 y 16,3 por ciento, respectivamente. Como sucedió en los meses anteriores, la caída de la actividad privada se vio balanceada por el incremento de la obra pública.

Según el informe del Indec, las ventas de insumos utilizados para la elaboración del indicador registraron significativas variaciones positivas interanuales. El asfalto, insumo de las obras públicas, tuvo el mejor desempeño y subió 31,5 por ciento. En comparación con febrero registraron caídas las ventas de ladrillos huecos, pisos y revestimientos cerámicos, pinturas y hierro redondo. De todas formas, estos productos acumulan importantes alzas en lo que va de 2009.

En el primer trimestre, las obras viales registraron un aumento del 5,1 por ciento con respecto del año anterior. Así se convirtieron en el bloque con mejor desempeño. La construcción de edificios para viviendas evidenció un incremento trimestral del 3,1 por ciento. El resto de los tipos de obras que se utilizan para elaborar el indicador se anotaron evoluciones negativas.

Los datos con estacionalidad reflejan un mejor comportamiento para el índice. En esa serie, el ISAC aumentó en términos interanuales 1,9 por ciento. El crecimiento de la serie con estacionalidad estuvo explicado principalmente por el incremento en la construcción de edificios para vivienda, las obras viales y, en menor medida, el rubro "otras obras de infraestructura". Así, la obra pública se muestra como el sostén del nivel de actividad del sector, en el marco del plan de inversiones lanzado por el Gobierno para enfrentar la crisis internacional. Por su parte, las construcciones petroleras, el único bloque que registró un retroceso interanual, cedieron el 45,5 por ciento.

El informe oficial señala que la superficie a construir registrada por los permisos de edificación para obras privadas, en los 42 municipios relevados, evidenció una recuperación en el mes de marzo. El incremento alcanzó el 5 por ciento en términos interanuales y el 24,6 por ciento contra febrero. La recuperación de los metros cuadrados habilitados a construir permitió acortar la caída que registraba desde comienzos de año. El acumulado desde enero hasta marzo mostró una caída interanual del 16,1 por ciento.

El Indec incluye en su informe una encuesta cualitativa donde releva las expectativas para el mes de abril de las firmas constructoras. El 23,8 por ciento de los empresarios que realizan principalmente obras públicas consideraron que sus actividades disminuirían. Entre las compañías que concentran su producción en obras privadas, el pesimismo ascendió hasta el 39,3 por ciento. Entre ambos tipos de empresas prima la sensación de estabilidad para el mes de abril. La caída en la actividad económica y la falta de inversión en obras privadas son las principales causas que contraerán la construcción para los empresarios del rubro.

En cuanto al nivel de empleo, más del 60 por ciento de los propietarios de constructoras señalan que no realizarán cambios. El 26,9 por ciento de las compañías que efectúan obras privadas está contemplando la posibilidad de reducir su personal ocupado, mientras que para las empresas con contratos públicos asciende hasta el 26,8 por ciento. Las estadísticas de la cámara del sector señalan retrocesos cercanos al 10 por ciento en los indicadores de empleo. En el último trimestre del año pasado la cantidad de obreros en relación de dependencia del sector ascendió hasta los 404 mil trabajadores

Comentá la nota