¡Cuando el San Antonio suena...!

En Villa Carlos Paz se registró la primera crecida importante en los últimos meses.
Villa Carlos Paz, Cosquín, Río Ceballos. Al parecer, las plegarias de los carlospacenses fueron escuchadas y la naturaleza les regaló ayer la primera creciente de cierta magnitud luego de meses de ríos transformados en arroyos de aguas casi estancadas.

Luego de una madrugada en la que las precipitaciones alcanzaron un promedio de 12 milímetros en la cuenca media del río San Antonio, alrededor de las 13 de ayer ingresó una creciente de un metro al tradicional balneario El Fantasio.

No se produjeron hasta anoche inconvenientes de magnitud a raíz de la crecida: sólo fue necesario que Defensa Civil cortara el vado, en ese sector del río.

La lluvia y la creciente trajeron tranquilidad a la prestataria del servicio de agua potable, la Cooperativa Integral, que poco a poco va normalizando la entrega del recurso a los domicilios. No obstante, el alerta roja continúa y sigue prohibido regar plantas, llenar piletas y lavar autos.

El dique San Roque, en tanto, que en los últimos días había recuperado 10 centímetros, midió ayer por la tarde 27,94 metros.

La de ayer fue la primera creciente de magnitud y la segunda de esta temporada. La semana pasada, había entrado otra de medio metro que sirvió para limpiar el afluente del San Roque de agua y de basura, que fueron a dar al dique. Otra consecuencia de los incendios forestales pudo observarse en el torrente de agua: restos de ramas quemadas y muchas cenizas transportadas por el río.

En cambio, hasta anoche no se había registrado una suba importante en el río Cosquín, formado por el San Francisco y el Yuspe, en cuyas cuencas había llovido algo menos.

No sale de la garúa. En las Sierras Chicas, el panorama seguía siendo complicado, pese a que comenzó a llover. Aunque las precipitaciones de los últimos días no fueron intensas, desde la planta potabilizadora de La Quebrada se las recibió con beneplácito.

Ocho milímetros el domingo y seis milímetros el lunes por la madrugada ayudaron a sostener la bajante del embalse que se mantiene en 11,33 metros, muy por debajo de las necesidades de suministro.

Siguen los cortes. Entretanto a causa de la emergencia hídrica que se sostiene en el sector persisten los cortes programados de 24 horas, hoy en Mendiolaza y Unquillo, y el jueves en Río Ceballos, a partir de las seis.

Comentá la nota