A 2 cuadras de la cloaca rota, ahora les sale el agua turbia

Vecinos temen que las cloacas contaminen el agua de red. Desde OSSE dicen que no dejó de ser potable.
Varios vecinos de la calle Pablo Cabrera, en el barrio Alberdi, Santa Lucía, se sorprendieron ayer en la mañana por el color del agua que salía de sus surtidores. También les causó asombro ver partículas en los vasos al momento de llenarlos con ese, según ellos, dudoso líquido. La calle Roque Sáenz Peña, donde se realiza el cambio de caños de cloacas por el colapso que se originó hace más de 2 semanas, está a sólo 2 cuadras de sus casas. Esto los atemoriza, ya que piensan que las aguas servidas podrían contaminar la red de agua potable. Pero desde OSSE aseguraron que no pueden mezclarse.

"Nos subieron el precio de la cuota de OSSE y ahora tenemos un gasto más para tomar agua segura, comprar agua mineral", decía indignado Fernando Flores, vecino del barrio Alberdi. Este vecindario de Santa Lucía está compuesto por muchas familias humildes que no quieren tener que comprar agua en bidones además de pagar por la de red.

Media docena de familias del complejo habitacional estaban molestas mientras llevaban el agua turbia con la que habían llenado jarras para mostrar a los medios, aunque aún no hacían la denuncia ante OSSE. Una vecina afirmaba que "el agua no tiene olor, pero por más que vengan los de OSSE a decir que es totalmente segura, no la quiero tomar". Y agregaba que "las cloacas rotas están a 2 cuadras de acá, y tengo miedo que contaminen la red potable. No voy a estar tranquila hasta que terminen las obras en la Sáenz Peña".

Consultados por este diario, desde OSSE aseguraron que el agua de la red domiciliaria en esa zona es totalmente potable y que los vecinos no deben preocuparse. "Puede ser un poco de arena en la cañería, pero nada más", dijo una fuente de la empresa.

"El agua tenía restos como de cañería y algo así como pasto, además de un color amarronado", reveló ayer Flores. Agregó que "yo quiero que vengan los de OSSE y tomen las muestras de mi surtidor y me aseguren que no nos vamos a enfermar por tomar de ahí".

Los vecinos no están tranquilos. Dicen que otras veces, después de grandes tormentas, vieron salir de sus surtidores agua turbia, pero no con partículas tan grandes. Además, la cercanía de los trabajos para reponer las cañerías cloacales así como el mal olor que se percibe a 100 metros de ahí los incomoda muchísimo.

Comentá la nota