Cruzeiro es el rival de Estudiantes en la final.

Las empolvadas historias de títulos en Copa Libertadores de Estudiantes de La Plata en 1968, 1969 y 1970, y del Cruzeiro en 1976 Y 1997 salieron del armario para anexar el capítulo final de la edición 50 del torneo, que puede ser afectado por un hecho extra futbolístico: el avance de la gripe A en Argentina.
Para salir al paso de supuestos temores de directivos del Cruzeiro al contagio de sus enviados a La Plata o, incluso, de una decisión contraria a jugar el partido de ida en Argentina este miércoles, sus colegas de Estudiantes anticiparon hoy que se proponen aislar y garantizar la seguridad sanitaria de su rival.

Según el nuevo ministro argentino de Salud, Juan Manzur, la gripe A ha causado entre "43 o 44" muertos en Argentina, mientras cálculos de la prensa local elevan esa cifra a 55.

Cabe recordar que en mayo pasado el Sao Paulo brasileño y el Nacional uruguayo se negaron a viajar a México para cumplir sus partidos correspondientes a la fase de octavos de final por los crecientes casos de ese tipo de influenza en el país norteamericano, donde comenzó el brote de la enfermedad.

Tras varias negociaciones infructuosas de la Conmebol para trasladar esos partidos a otro país, el San Luis y las Chivas fueron retirados de la Libertadores por la Federación Mexicana de Fútbol, que hasta hace pocos días mantuvo rotas sus relaciones con sus pares sudamericanos.

Para jugar hoy en Porto Alegre, donde el Cruzeiro selló su clasificación a la final al empatar 2-2 con el Gremio, los directivos y médicos de la entidad azul de Belo Horizonte adoptaron "medidas sanitarias especiales" desde la misma concentración.

La primera muerte por gripe tipo A en Brasil ocurrió el domingo pasado en Erechim, a 362 kilómetros de Porto Alegre, capital del meridional estado de Río Grande do Sul.

La víctima, un hombre de 29 años, contrajo el virus en un viaje a Argentina.

Independiente del equipo que se corone campeón el 15 de julio, es un hecho que Brasil tendrá por quinto año seguido un representante en la final del más importante torneo continental de clubes.

Y el Cruzeiro tiene un 50 por ciento de posibilidades de sumar su tercer títulos en la Libertadores, un logro solo alcanzado hasta hoy en Brasil por el Sao Paulo con las ediciones de 1992, 1993 y 2005.

La última final entre equipos argentinos y brasileños se registró hace dos años, cuando el Boca Juniors superó al Gremio.

Los nuevos finalistas fueron rivales en la segunda fase de la Libertadores y los dos encuentros terminaron con goleadas: 3-0 para los pupilos de Adílson Batista en Belo Horizonte, y la venganza con un 4-0 para los de Alejandro Sabella en Ciudad de La Plata.

Desde la competición de 2005, la influencia brasileña ha sido notable en las finales hasta el punto de que en esa edición y en la de 2006 los rivales de esa instancia hablaban portugués.

El Sao Paulo se impuso al Atlético Paranaense hace cuatro años, y el Internacional al Sao Paulo hace tres. En 2007 el Gremio sucumbió ante el Boca y en 2008 la misma suerte corrió el Fluminense ante la Liga Deportiva Universitaria de Quito.

La decisión de la edición de medio siglo de la Copa Libertadores está programada en principio para el 8 de julio en la casa del equipo con inferior rendimiento en la fase de grupos, en este caso Ciudad de La Plata. Y el choque de vuelta será siete días después en la cancha del conjunto de mejor rendimiento, el de Belo Horizonte.

Estudiantes de La Plata se clasificó el miércoles para la final de la Libertadores, un logro que no conseguía desde 1971, al imponerse al Nacional por 1-2 en un estadio Centenario con 50.000 seguidores del equipo uruguayo y sin ningún hincha del argentino.

La eliminatoria en semifinales había comenzado con buen pie para el 'Pincharrata' al imponerse en la ida al Nacional por 1-0 en La Plata, y terminó en forma apoteósica al superar la ausencia por lesión de su talismán, Juan Sebastián Verón, y ganar con solvencia en cancha ajena, a pesar de la asfixiante presión.

La clasificación de Estudiantes, veintiocho años después de haber eliminado en semifinales al mismo rival de ayer, resultó tan cómoda como la del Cruzeiro, que en el choque de ida sometió con un 3-1 al Gremio y en el de hoy se dio el lujo de sacar una ventaja parcial de dos goles, aunque al final permitió el empate 2-2.

Comentá la nota