"El cruzamiento de información nos permite trabajar de otra manera"

Carlos Latorre (52)es el titular de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires que funciona en Balcarce. Habla del operativo para detectar nuevas edificaciones que lanzó ARBA, de la evasión, de los estrictos controles, y de la política recaudatoria del gobierno.

-¿En qué consiste el operativo que lanzó ARBA en Balcarce?-Es un operativo de catastro que abarca en Balcarce unas 2.600 partidas, que aparecen en nuestras bases como terrenos baldíos, y que busca confirmar que esas parcelas sigan en ese estado. Si hubiera edificaciones o cambios respecto de la información que maneja ARBA, se toma el registro de esas modificaciones, y se notifica al contribuyente de esa novedad. Lo que nosotros esperamos es encontrarlos en esa misma situación y en caso de haber cambios que no estén declarados, el vecino tendrá la posibilidad de regularizar su situación. Este operativo no incluye mejoras o modificaciones en las viviendas, es un trabajo realizado sólo en las parcelas que en nuestros registros figuran como terrenos baldíos.

-¿Cómo se seleccionó a esas 2.600 parcelas?-A nuestra oficina llegó un padrón desde la ciudad de La Plata, en lo que son 13 carteras con 200 partidas, y se tomaron las zonas que podrían estar en construcción y todavía no han sido declaradas. En función de ese padrón, se organizan los trabajos catastrales, y se pone en marcha el operativo para cotejar esa información con la situación que presenta cada terreno.

-¿Existe alguna proyección o dato estadístico respecto del porcentaje de edificaciones nuevas no declaradas? –En general existe un promedio que oscila un 30 %, pero ese valor es relativo. De lo que hemos cargado, tenemos baldíos o en construcción pero en cantidades similares.

-¿Por qué la gente no declara en ARBA las nuevas construcciones?–Lo que vemos que no hay mala voluntad de los contribuyentes, sino falta de información. La mayoría no lo declaran porque no saben que tienen que hacerlo. Hay personas que también creen que con el trámite que se efectúa en el municipio ya está, y desconocen que el trámite sigue en esta agencia. La valuación fiscal que es la base del impuesto inmobiliario es mucho más baja en un terreno baldío que en una edificación y eso también se presta, a veces, para la especulación.

Comentá la nota