Cruz del Eje Allanamientos por los análisis falsos

La Justicia de Cruz del Eje secuestró pruebas en el hospital y en la Municipalidad de Serrezuela, en la causa que investiga el cobro de prestaciones inexistentes a numerosos afiliados de Apross.

Corresponsalía

Cruz del Eje. La Fiscalía de Cruz del Eje realizó el viernes cuatro allanamientos, en el marco de la investigación sobre el supuesto cobro de prestaciones inexistentes a afiliados de la Administración Provincial del Seguro de Salud (Apross) e incluso al ex Instituto Provincial de Atención Médica (Ipam).

Los operativos a cargo del fiscal Sergio Cuello habrían arrojado resultados positivos, al menos en tres de los cuatro allanamientos.

El funcionario judicial le aseguró a este diario que hubo una “amplia colaboración de los funcionarios municipales y comunales”, y que ni siquiera hubo necesidad de mostrar las órdenes de allanamiento. Se incautó documentación de la Municipalidad de Serrezuela y la comuna de Paso Viejo. No ocurrió lo mismo en la de Tuclame, donde no se requisó elemento alguno.

Los otros allanamientos se concretaron en el Hospital Municipal de Serrezuela, en el Centro de Salud de Paso Viejo, Centro de Salud de Tuclame y el domicilio particular en Cruz del Eje del bioquímico Daniel Scobossa.

Este profesional fue dejado cesante en el cargo de director del Hospital de Serrezuela en los primeros días de agosto. “Tomamos conocimiento de este tipo de situaciones y de inmediato fue separado de sus funciones”, consignó el secretario municipal, José Píccola.

Cuello resaltó “la actuación de la División Investigaciones de la Unidad Departamental policial de Cruz del Eje”.

El funcionario aclaró que hasta el momento no hay imputados en la causa y que se continuará con las investigaciones.

Fuentes tribunalicias confiaron que se trata de determinar qué profesionales estarían involucrados, considerando que los análisis deben ser indicados por médicos.

Lo que indignó a la gente es que se fraguaran estudios de VIH, generando incluso serios problemas de índole privada y familiar.

El detonante. La investigación judicial comenzó al recibirse tres denuncias penales en julio pasado: la de una mujer policía, la de una vecina de Serrezuela y la de un médico de Villa de Soto que asegura que le falsificaron la firma en sus recetarios para realizar análisis falsos.

El escándalo se hizo público el 1º de octubre, cuándo a la vecina D. de Serrezuela, afiliada al Apross, se le negó una orden para un análisis, aduciendo que había utilizado el cupo de la prestación.

La mujer viajó a Apross Córdoba, y comprobó que existían dos órdenes firmadas por dos profesionales: la de un prequirúrgico y la de un test de VIH que jamás se había realizado.

Por su parte, la Federación de Bioquímicos de la Provincia de Córdoba, que actúa como gerenciadora de Apross, reconoció las denuncias y puso la cuestión en manos de sus abogados.

Días atrás, el bioquímico Daniel Scobossa concretó una presentación espontánea en la fiscalía de Cuello.

Las claves

Denuncias. La investigación judicial comenzó con tres denuncias realizadas en julio.

Cupo. El escándalo se hizo público cuando a otra afiliada al Apross se le negó una orden para un análisis, aduciendo que tenía cubierto el cupo. La mujer descubrió que existían las órdenes, pero nunca le habían hecho los análisis.

Hospital. Al iniciarse la causa judicial, se apartó de su cargo al director del hospital de Serrezuela.

Bioquímicos. La Federación inició una investigación propia.

Comentá la nota