El crudo no perdona y vuelve a recordarles a los mercados que la economía agoniza

Es una pauta de que la economía global está en recesión. Pese al drástico recorte de producción decidido el miércoles por la OPEP, con esta caída el crudo acumula un retroceso de casi 18% en dos días hasta llegar a los u$s 36,22 el barril, su menor nivel en cuatro años y medio. Pesimismo entre los inversores que prevén un precio entre u$s 25 y u$s 50 por barril en el 2009
Aún con la decisión que tomó el miércoles la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de recortar drásticamente la oferta de petróleo –una reducción histórica de 2,2 millones de barriles diarios– a partir del 1 de enero, el mercado no lo sintió suficiente y el crudo volvió a desplomarse casi un 10%, ubicándose en los u$s 36,22 el barril en los Estados Unidos. Éste es el nivel más bajo del oro negro en cuatro años y medio, que acumula una pérdida de 23,57% en lo que va de la semana.

El retroceso es una clara señal de que la economía global está parada y que ya es imparable una desaceleración del consumo. “Luego del anuncio de la OPEP de reducir la producción tan agresivamente, los participantes del mercado están evaluando el grado en que esta medida indica cuán débil es mundialmente la demanda de petróleo”, dijo Chris Jarvis, analista de Caprock Risk Management a Reuters.

Como era de esperarse, la mala noticia cayó como baldazo de agua fría y reavivó los temores en los mercados internacionales. Las principales bolsas habían operado volátiles los últimos días, con fuertes ganancias el martes, cuando la Reserva Federal de los EE.UU. (Fed) bajó la tasa de referencia a un rango de entre 0 y 0,25%, pero con pérdidas desde el miércoles. En esta línea, la debilidad del dólar había llevado ganancias a los commodities, aunque el petróleo continuó al margen de esas subas y de esta manera impactó negativamente en la bolsa de Nueva York. Así, el Dow Jones cedió 2,48% hasta los 8604,99 puntos, mientras que el S&P 500 perdió 2,11% y el tecnológico Nasdaq retrocedió 1,71%, en una jornada en la que además la agencia Standard & Poor’s advirtió que analiza bajar la nota crediticia de “AAA” al gigante General Electric. Mediante un comunicado la calificadora detalló que “bajaba a ‘negativo‘ el panorama para la nota del grupo estadounidense GE y su brazo financiero”, al tiempo que señaló que “hay una probabilidad de uno en tres que rebaje su calificación desde ‘AAA’ en los próximos dos años”. Las acciones de la compañía cayeron un 7,2% a un mínimo de dos semanas tras la noticia. “El panorama negativo se basa parcialmente en las preocupaciones en torno al futuro desempeño y financiamiento de GE”, justificó S&P.

Los malos resultados no tardaron en expandirse a América Latina, donde el índice brasileño Bovespa cayó 1,03%. En cuanto al mercado local, el Merval se hundió un 2,74% hasta los 1.116,43 puntos, luego de haber acumulado una suba del 24,1% en las 11 jornadas previas de alzas consecutivas. Entre los papeles con pérdidas se destacaron los de la siderúrgica Tenaris, principal empresa del mercado y la mayor productora mundial de tubos para la industria del petróleo, que cayeron un 3,34% y los de la brasileña Petrobras Brasil, que perdieron un 3,02%. “El Merval ya estaba en un frente de descenso por los nuevos mínimos del petróleo, afectado por la alta ponderación de papeles como Tenaris y Petrobras de Brasil”, dijo Marcelo Paccione, analista de la consultora ConsulCapital. “Una vez que el mercado en EE.UU. tomó una mayor velocidad en la caída, la corrección del Merval se tornó generalizada”, agregó. “Fue una lógica toma de ganancias, pero no hay que olvidar que también hoy -por ayer-vencían opciones”, explicó Rubén Pasquali, de Mayoral Bursátil.

No obstante, el volumen continuó siendo bajo. El monto de los negocios con acciones sumó $54,1 millones, de los cuales unos $22,5 millones correspondieron a operaciones de Tenaris. El Merval registra en lo que va de diciembre un alza del 12,32%, pero aún mantiene una caída de un 48,11% en el año

Comentá la nota