Crudo: crece en La Pampa

Las cifras oficiales de la Secretaría de Energía de la Nación se explican, de acuerdo a la Provincia, porque, a diferencia de Neuquén y Río Negro, las áreas que aquí se exploran "no son maduras".
Mientras en las provincias patagónicas la extracción de petróleo está en baja, y en algunos casos disminuyó hasta en un 50 por ciento, la Secretaría de Energía informó que en La Pampa aumentó un 24 por ciento en lo que va del año.

Considerada la principal área del país, la extracción en Neuquén se redujo a la mitad y, desde la Dirección provincial de Hidrocarburos y Energía, estimaron que las reservas podrían agotarse en menos de 5 años. Pero esa no es la única provincia productora de hidrocarburos que se vio afectada. Lo mismo ocurre con Río Negro, Chubut y, en menor medida, Tierra del Fuego.

Un informe publicado en el sitio web Profesional.com señaló que "el escaso interés de las empresas por incrementar sus actividades de exploración, el tope fijado para el precio del valor de petróleo, y el lógico vaciamiento que experimentan los yacimientos en funcionamiento, son algunos de los argumentos que funcionarios y especialistas enarbolan al momento de hablar del mal momento que registra la explotación de hidrocarburos en el país".

La contracara de esa realidad es La Pampa. El especialista en materia energética, Luis Giussani, lo adjudicó a que "mantiene ciertos bordes de producción" de la llamada Cuenca Neuquina, conformada por Neuquén, Río Negro, Mendoza y La Pampa.

Desde la propia Secretaría de Energía de la Nación indicaron que en el territorio provincial continúa incrementándose la explotación año a año. El ente oficial destacó que en lo que va de 2009 la producción se elevó el 24 por ciento con relación a igual período de 2008.

"Sucede que cada vez se incorporan nuevas áreas a lo que es la extracción directa. En 2008, por ejemplo, incrementamos un 15 por ciento el total de producción. Hoy estamos produciendo más de 100.000 metros cúbicos mensuales, y el año pasado totalizamos 1,2 millones de metros cúbicos", detalló Jorge Amigone, director de Hidrocarburos y Biocombustibles de La Pampa.

El funcionario aseguró que las empresas que firmaron convenios de inversión "siguen manteniendo sus planes". "Eso sucede en La Pampa, a diferencia de lo que pasa en las áreas maduras como Neuquén y Río Negro. Hoy la provincia tiene una ventaja, producto de la misma novedad", acotó.

¿Qué explicaciones se escuchan en Neuquén? "Nuestra provincia alcanzó su tope de producción entre finales de 1998 y principios de 1999. Desde entonces todo ha ido en caída. En ese momento la explotación era de casi 50.000 metros cúbicos por día. Hoy estamos en el 50 por ciento de esa marca, y con una tendencia en baja superior al 5 por ciento anual", dijo Alex Valdéz, director provincial de Hidrocarburos y Energía. El funcionario sostuvo que si bien hasta el momento no hay inconvenientes para asegurar el abastecimiento local, "en cinco años, a lo sumo, Argentina tendrá que importar crudo para poder mantener su ritmo económico".

"Seguramente se irá dando como hoy sucede con en el gas y Bolivia. Hasta el año pasado estuvimos en la etapa del petróleo fácil: ahora empieza el tiempo del crudo difícil. La caída se ajusta a factores que van desde la falta de exploración para nuevas cuencas hasta la ausencia de políticas claras para el sector, pasando por los remanentes de crisis económicas como la del 2001", detalló.

Provincia por provincia.

La caída en los niveles de producción no es propiedad exclusiva de Neuquén. Muy por el contrario, Río Negro, Chubut y, en menor medida, Tierra del Fuego, se ubican un escalón por debajo de lo que sucede en la principal cuenca hidrocarburífera del país.

En el caso de Río Negro, y de acuerdo a números de la Secretaría de Energía, ese distrito experimentó en el primer tramo de 2009 una disminución del 16,2 por ciento respecto de los meses iniciales del año pasado. Chubut, en tanto, registró un declive del 3 por ciento en igual período, y Tierra del Fuego totalizó una caída del uno por ciento en el período enero-febrero de 2009 versus igual lapso pero de 2008.

A contramano de lo que sucede en suelo pampeano, los territorios patagónicos enfrentan la peor crisis en décadas. El descenso en la demanda de crudo amenaza con paralizar la exploración de nuevos pozos de petróleo, informó el sitio especializado. Y, según organizaciones gremiales de esas provincias, empresas como Chevron y Petrobras comenzaron a retacear desembolsos de capital y, al mismo tiempo, ya movilizaron algunos de sus equipos de perforación poniendo en situación de despido a 250 personas.

En Neuquén, la Subsecretaría de Hidrocarburos y Energía prevé una caída del 30 por ciento en los niveles de inversión, por lo que el Estado provincial se perderá de recaudar cientos de millones de dólares.

Comentá la nota