Una cruda realidad.

Por Nelson Castro.

"Hemos cometido algunos errores" reconoció, al final, el gobernador del Chaco, Jorge Capitanich, ante la abrumadora realidad del dengue en su provincia.

Entre esos errores estuvo la actitud de cesantear al director del hospital de Charata por haber hablado con la verdad. Sólo la atinada y providencial intervención de la ministra de Salud de la Nación salvó al director de la cesantía y, tal vez, a muchos habitantes del Chaco de verse expuestos al peligro que para la vida de una persona significa esta grave enfermedad.

De no haber estado allí la licenciada Ocaña, las autoridades habrían continuado con su actitud de ocultamiento de la verdadera dimensión de este brote. El gobernador Capitanich debería, al menos, echar a su ministro de Salud. La aparición de casos en Catamarca, Salta, Tucumán y Jujuy habla, además, de una falta de acción política alarmante.

Dice la Organización Mundial de la Salud:

"El principal agente etiológico (causal) del dengue es el mosquito Aedes aegypti, el que debería ser objeto de actividades de vigilancia y control... Estudios entomológicos (referidos a los insectos) son utilizados para determinar los cambios en la distribución geográfica y la densidad del insecto, para evaluar los programas de control, obtener información relativa a la evolución del mosquito en el tiempo y facilitar medidas apropiadas y oportunas relacionadas con acciones a llevar adelante… La forma más efectiva de controlar al insecto es el manejo de las cuestiones ambientales. El método más eficaz lo constituye el mejoramiento del suministro y almacenaje de agua, la manipulación de los deshechos sólidos y la modificación de los reservorios en donde habita el mosquito, que son producidos por el hombre.

"El manejo de las cuestiones ambientales debería hacer foco en la destrucción, alteración, eliminación o reciclado de containers y reservorios naturales en los que se produce la mayor cantidad de mosquitos adultos en una comunidad. Estas acciones deberían llevarse adelante en forma concurrente con programas de educación sanitaria y campañas de divulgación que estimulen la participación comunitaria."

En localidades en las cuales falta el agua corriente, por ejemplo, los requerimientos para mantener la pureza del agua y evitar que los recipientes en los que se almacena se transformen en reservorios del mosquito exigen recursos y tareas de planificación. ¿Se hace esto en forma rutinaria en las zonas de nuestro país endémicas del dengue?

Este resumen permite inferir que, como muchas otras afecciones, la pobreza y la indiferencia de las autoridades juegan un rol clave para la diseminación de la enfermedad.

Cuando a ello se le agrega el ocultamiento, el cóctel es explosivo.

Esto es lo que está pasando en nuestro país. ¿Cuántas vidas puso en riesgo el "error" de la administración provincial de Capitanich? ¿El matrimonio presidencial dirá que esto es un invento de los medios?

Con lo grave que es la realidad presente, el futuro luce sombrío ya que es altamente probable que cuando este brote pase, todo siga igual.

La inseguridad

"Se nota que es tiempo de campaña", era la reflexión que hacía un hombre del oficialismo a poco de haber terminado la exposición que, con su habitual aire de sermón, dio la Dra. Fernández de Kirchner y en la que se refirió a las medidas que el Gobierno adoptará para combatir la creciente inseguridad que viven muchos lugares del país.

Las categóricas apreciaciones del ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Dr. Ricardo Casal, quien reconoció que el delito en su jurisdicción aumentó 15,4% de 2007 a 2008, dejaron al Gobierno sin más alternativa para discutir.

Esto, sumado a la necesidad de darle soporte a la candidatura, de inminente anuncio, de Néstor Kirchner para encabezar la lista de diputados nacionales del justicialismo, movilizó al Gobierno a dedicarse a un tópico al cual nunca le prestó mayor atención y que será de peso en la campaña electoral.

De ahí que la Presidenta se vio obligada a adoptar medidas de urgencia, cosa que hizo al mejor estilo K. Es decir, la Dra. Fernández de Kirchner se plantó como si fuera una comentarista de la realidad adjudicando responsabilidades y/o culpas a otros. Eso sí, autocrítica, cero.

Por supuesto que entre los culpables estuvieron los medios; ¿las estadísticas que dio el ministro Casal también las inventaron los medios? De que en los medios debemos hacer una evaluación crítica de la forma como se cubren las informaciones de los hechos de violencia que minan la seguridad ciudadana, no hay ninguna duda.

Este es un debate que está en muchas redacciones y somos muchos los periodistas críticos de lo que se hace en nuestros mismos medios. Ahora, que ésa sea la real causa de la inseguridad es prueba de un desconocimiento supino de la realidad.

La cuantía de los delitos reales es mucho mayor de la que se refleja en los medios. "Ver a Aníbal Fernández expuesto al absurdo de hacer esas disquisiciones, que ni él se cree, sobre quién creó el término ‘sensación de inseguridad’ me dio primero risa y después pena", confesaba un funcionario de trato habitual con el ministro de Justicia,

La Presidenta habló también de la brecha social. Sin embargo, olvidó mencionar que, junto con su esposo, hace seis años que están en el poder y que, por lo tanto, alguna responsabilidad tienen en que este nivel de desigualdad siga siendo tan enorme. Pero además, si hubiera meditado un poco más su discurso, se habría dado cuenta de la contradicción en la cual cayó –es sabido que esto es un imposible ya que la contradicción y el doble discurso son dogmas para los Kirchner–, ya que hace unos días el INDEK dio a conocer que el índice de pobreza había bajado del 20,6% al 15,3%. Si esto fuera así, ¿cómo es que a menor pobreza mayor inseguridad?

La elección de los dos lugares en los cuales se va a aplicar este plan anunciado por la Dra. Fernández de Kirchner es de vital importancia electoral para el Gobierno: uno es Buenos Aires; el otro, Mendoza.

Ya explicamos lo que pesa esto para la candidatura de Néstor Kirchner en territorio bonaerense; en Mendoza, la necesidad tiene que ver con el objetivo de vencer a los candidatos que responden a Julio Cobos.

Hay que recordar, también, que ya había habido un megaplán de seguridad en 2004 tras la multitudinaria marcha que encabezó el pseudoingeniero Juan Carlos Blumberg. ¡Hasta se había lanzado la idea de crear el FBI argentino! Luego, el ministro Beliz, que era quien lideraba esa iniciativa, voló y el proyecto quedó en la nada.

El bazar de las candidaturas

Políticamente, fue una semana de éxitos para el Gobierno. La aprobación por parte del Senado del adelantamiento de las elecciones reconfortó al matrimonio presidencial.

Ahora viene el operativo clamor- –que mueve mucha plata– para proclamar la candidatura de Néstor Kirchner. "Sin Néstor no tenemos ninguna posibilidad de ganar la provincia", reconocía un operador K que se mueve en las agitadas aguas del distrito bonaerense. Allí el movimiento está haciendo olas. Las reuniones de intendentes con Duhalde son algo de rutina. La caída de la recaudación en sus distritos se siente. La incertidumbre de lo que pasará en los Concejos Deliberantes los angustia.

Claro que las aguas también están movidas en la oposición.

En la Coalición Cívica hay desconcierto en muchos. El adelantamiento de las elecciones complicó a Elisa Carrió, ya que la forzó a bajarse de la candidatura y deterioró su relación con Gabriela Michetti.

La postulación de Prat-Gay en la Capital Federal es poco atractiva. La oposición en la Ciudad de Buenos Aires la lidera Macri. En la Provincia de Buenos Aires, por su parte, Margarita Stolbizer está tratando de convencer a Mario Llambías, titular de las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), a que acepte integrar las listas de la unión Coalición Cívica-UCR. Algún cortocircuito con Carrió ha dificultado la gestión.

En el peronismo disidente se arregló, finalmente, la disputa entre De Narváez y Solá en la provincia de Buenos Aires. Ahora habrá que ver cómo se resuelve el tema de las listas. Duhalde, que está activo, pretende que todo el arco opositor se una en un frente antikirchnerista. Solá no concuerda con esta idea.

Otros peronistas tampoco, aun cuando De Narváez busca todavía un acercamiento con Stolbizer.

En Santa Fe, Carlos Reutemann deshoja la margarita.

El panquequismo de los diputados provinciales que responden a Agustín Rossi –quienes en principio se negaban a aprobarle el presupuesto al gobernador Binner para terminar ventándoselo, sorpresivamente, la semana pasada– fue un mensaje directo para el ex piloto de Fórmula 1 de que no cuente con sus votos –que pueden llegar a representar cinco o seis puntos– si se corta solo. ¿Qué hará Reutemann?, se preguntan muchos de los suyos y de los que no lo son.

El horizonte

En el final, dos asuntos preocupantes: el primero, la economía; la subida del dólar inquieta al Gobierno; las presiones del Banco Central a bancos y empresas para restringir las operaciones con la divisa estadounidense son muchas y crecientes; el segundo, la limpieza de los comicios del 28 de junio.

Son muchos los dirigentes que tanto on como off the record vienen expresando su preocupación por el tema; en algunas de esas conversaciones hasta se dan detalles de cómo habrá de ser la operatoria por parte del oficialismo y se mencionan las cifras a pagar a quienes cometan esos delitos. Esta circunstancia debe funcionar como un alerta para la Justicia Electoral y, también, para la sociedad. El fraude electoral es una afrenta inmerecida para la democracia argentina que costó sangre, sudor y lágrimas conseguir.

Comentá la nota