Cruces en la previa a la paritaria municipal rosarina

El Sindicato de Trabajadores Municipales de Rosario formalizó el martes pasado a la administración de Miguel Lifschitz su reclamo de aumento salarial del 20 por ciento. Pero en el Palacio de los Leones desestimaron toda chance de otorgar ese incremento, al tiempo que arriesgaron una eventual suba del 15%, a pagar en forma escalonada. En sintonía con el mes que despunta, la discusión paritaria en puerta será tórrida.
   El secretario de Hacienda municipal, Gustavo Asegurado, consideró "algo exagerado" el pedido sindical y aconsejó esperar hasta el arranque de la paritaria para evaluar tanto los argumentos de la demanda como el estado de las arcas rosarinas. Paralelamente, en Buenos Aires 711 circuló la versión de una oferta de mejora salarial del 15 por ciento, a saldar escalonadamente.

   No obstante, el secretario general del gremio, Néstor Ferrazza, ratificó a La Capital el porcentaje del aumento que, al igual que sus pares de los restantes municipios y comunas, pondrán sobre una mesa paritaria cuya apertura esperan para antes de que se diluya febrero.

   "Hay algo que no se discute: los trabajadores necesitan una recomposición salarial y un 20 por ciento no está para nada alejado de la realidad", sentenció.

   El secretario adjunto del sindicato, Antonio Ratner, aclaró que la petición "se basa en la expectativa de inflación para 2010 y el reacomodo por la salida de la crisis".

   También advirtió que Rosario "es una de las ciudades más beneficiadas" con la reforma tributaria provincial y que la coparticipación de enero destinada a intendentes y jefes comunales alcanzó "un 24 por ciento de aumento".

   Días atrás, la federación que agrupa a los sindicatos de trabajadores municipales santafesinos (Festram) había adelantado que las ciudades y comunas recibirían al menos 300 millones de pesos adicionales de coparticipación, además de otros recursos como el Fondo Sojero.

   Si bien el gremio prefiere dejar al paro como la última carta a jugar frente a una respuesta final insatisfactoria, los municipales no descartan unificar su reclamo con los empleados públicos y docentes provinciales (ver página 14), sectores también con paritarias en ciernes. l

Comentá la nota