Cruces en el Gobierno por la empresa provincial de energía

El ministro de Infraestructura, Francisco Pérez, dijo a MDZ que "aún no hay nada definido" respecto de la participación privada en el proyecto.

Así, salió al choque de las declaraciones del subsecretario de Hidrocarburos, quien había asegurado a algunos medios que este organismo contaría sólo con capital público.

Confirman que la Provincia no será socia de los nuevos dueños del petróleo en Mendoza.

“Aún no hay nada definido sobre la empresa provincial de energía”, sostuvo en la mañana de hoy, el ministro de Infraestructura Francisco Pérez, quien remarcó que es el propio gobernador el que debe elegir entre tres proyectos que existen sobre el tema.

El ministro salió así al cruce de las declaraciones que hizo el subsecretario de Hidrocarburos, Walter Vázquez, quien había asegurado que no habrá capitales privados en la empresa de energía estatal.

El funcionario que se mostró molesto por esta afirmación, intentó explicar a la prensa cómo estará conformada la empresa de energía.

“Debo decir que sin dudas es una empresa estatal, pero dentro del proyecto estamos discutiendo la figura de la sociedad anónima y qué forma de asocio se tiene con el capital inversor”, manifestó.

A la vez que agregó: “Lo que no queremos es un ente burocrático, sino ágil y de mínima estructura administrativa, y que la logística y la infraestructura la aporte el concesionario con el cual uno se pueda asociar”.

Ante esta disyuntiva que deberá definir el propio Celso Jaque, el ministro Pérez comentó que si se tiene en cuenta para el proyecto la creación de una figura de asocio pero la parte posterior a la exploración que trabajará en conjunto con el Estado.

El Estado no se asocia a los concesionarios del petróleo

Por otra parte, mañana se vence el plazo para que el gobierno decida si se asocia al grupo propietario de la firma Ketsal en la explotación de las áreas petroleras, pero todo indica que el Ejecutivo no se uniría comercialmente a esta empresa, ya que la exploración petrolera acarrea una gran inversión que el Estado no puede costear.

Comentá la nota