Cruces entre Obras Sanitarias y una ONG por la calidad del agua potable.

Un informe de la Fundación Esperanza reveló que el suministro no respeta los niveles de arsénico, cloro y coliformes. Desde el ente autárquico cuestionaron el estudio: "se manejó de forma irresponsable", dijeron.
El debate sobre la calidad del agua potable en Villa Mercedes colocó a una ONG y a Obras Sanitarias Mercedes (OSM) en mundos opuestos. Desde la Fundación Esperanza advirtieron a través de un informe que el suministro no respeta los niveles de arsénico, cloro y coliformes, lo que afecta la potabilidad del agua. La respuesta del organismo estatal no se hizo esperar: "Rechazamos todos los términos y las conclusiones de este informe ya que se manejó de una forma irresponsable, tanto el procedimiento como la presentación de los datos", tiró ayer Daniel Guibelalde, administrador del ente autárquico.

Los datos que maneja la fundación fueron obtenidos de un relevamiento que hizo en los meses de mayo y junio la magíster en Gestión Ambiental María Thea. Para el estudio se tomaron muestras de agua en diez sectores de la ciudad y fueron evaluadas según los valores del Código Alimentario Argentino (CAA).

Las conclusiones a las que arribó la especialista fueron que el nivel de arsénico en el servicio que ofrece OSM está en el límite máximo -10 microgramos por litro-, mientras que la presencia de cloro en el agua es variable según la zona, en algunos sectores se encuentra en cantidades excesivas, o sea por encima de los 0,2 microgramos por litro, y en otros por debajo del mínimo.

El arsénico es un elemento químico natural y se origina de acuerdo a procesos geológicos. En el 2006, la Secretaría de Ambiente de la Nación identificó áreas arsenicales en al menos 16 provincias, lo que serían 435.000 kilómetros cuadrados. De hecho, la Argentina es uno de los países con mayor población expuesta en el mundo.

Según el informe de Thea, San Luis es una de las provincias afectadas por HACRE que es un: hidroarsenicismo crónico regional endémico. O sea, en algunas zonas de la Provincia naturalmente hay arsénico en el agua subterránea. El consumo de líquido que contenga este elemento químico en cantidades importantes puede generar lesiones y tumores en la piel.

"Los niveles de arsénico no coinciden con nuestros informes que están avalados por el INTI", respondió Guibelalde. "Inclusive se ha reducido el valor máximo del año pasado, porque el CAA estableció una norma más exigente. En ninguno de los casos el valor de arsénico supera lo permitido, sin embargo se dice que el agua tiene arsénico cuando no lo supera", agregó el administrador que se apoyó en los informes del Instituto Nacional de Tecnología Industrial para refutar a la ONG.

El estudio del organismo nacional analizó diez muestras de agua que se tomaron del tanque elevado y de perforaciones ubicadas en los sectores sur y oeste de Villa Mercedes y que cubren el 95 por ciento del servicio. En todos los casos, los niveles de arsénico, cromo, cadmio y plomo no superan los parámetros exigidos por el Código Alimentario.

Con respecto al cloro libre, el documento que difundió la ONG Esperanza describió que en las mediciones de mayo y junio se encontraron niveles variables del elemento, desde 0,00 microgramos hasta más de 1 microgramo por litro. El Policlínico Regional, La Ribera, Uruguay 981 y Sallorenzo al 900 nunca alcanzaron el mínimo exigido por el CAA. En tres mensuras La Ribera tuvo 0,00 microgramo por litro, o sea el cloro fue insuficiente.

Para desinfectar el agua y eliminar bacterias, virus y parásitos se usa cloro gaseoso o clorógenos. La cantidad debe ser tal que quede un pequeño resto de cloro libre para mantener la calidad microbiológica, evitando así la transmisión de enfermedades infecciosas. Si se utiliza en exceso, el químico reacciona con las sustancias presentes en el líquido y aparecen otros compuestos distintos con efectos negativos sobre la salud.

"La presencia de cloro va a variar en función de los caudales y el consumo del agua. De todos modos no coincide con nuestros estudios que hacemos en forma diaria. Todas estas denuncias generan temor en la población", respondió Guibelalde ante la consulta de este matutino. "Tampoco hemos detectado bacterias coliformes en la red, siguiendo el procedimiento que está establecido en las normativas, esto es de la toma de muestras desde la red, no desde el interior de las viviendas donde no es nuestra responsabilidad", abundó.

"Queremos más diálogo"

"Queremos dialogar con el Ejecutivo, el Concejo y con el Legislativo provincial para plantearles cual es la situación. Se han cerrado siete pozos de agua por tener arsénico, dejémonos de mentir, andas por la calle y hay aguas servidas por todos lados, esta intendencia es de lo peor que tenemos", cargó Walter Camargo, presidente de la Fundación Esperanza.

Comentá la nota