Cruces por la droga

"Me da pena que haya dicho eso", tiró primero el ministro de Desarrollo Humano, Daniel Molina, para luego completar: debería "tomar contacto con la realidad".
Así, el funcionario giojista salió al cruce del juez federal Juan Carlos Turcumán, que en los últimos días se mostró crítico con el gobierno provincial por la "falta" de una política para luchar contra la droga.

El que abrió el fuego fue Turcumán, cuando hace un par de semanas dijo que los adictos detenidos en el Penal de Chimbas no reciben tratamiento. El sábado, en Radio Sarmiento, amplió su crítica. Cuestionó al ministro de Gobierno por no atender "el teléfono" y al gobierno en general por la falta de infraestructura para rehabilitar a los adictos adultos y de una política para tratar "en serio" el problema.

Fernández respondió, pero con mucha cautela. Ayer, Molina intentó el camino de la diplomacia, pero no se guardó nada: "hay jueces con los que logramos trabajar muy bien, lo que pasa es que también hay que salir del espacio que está cada uno y ver de qué manera se puede coordinar". Respecto a la atención de los adictos, aseguró: "no se puede desconocer lo que estamos haciendo en el Proyecto Juan". Además, contó que "hay 100 casos de adultos que son financiados por el gobierno en comunidades terapéuticas fuera de la provincia".

Comentá la nota