Cruce por el pedido de la reconstrucción

El abogado Omar Gebruers insistió durante la audiencia de ayer con el pedido de reconstrucción del hecho ocurrido el 31 de octubre de 2002 en el interior de la Alcaidía de General Acha.
"Es algo que ya se tendría que haber hecho en estos siete años", alertó el letrado.

Gebruers precisó que pretende que intervengan todos los policías que estuvieron ese día en la sede policial, el médico policial Gustavo Pérez Carranza, el funebrero Darío "Pinocho" Villalba, los detenidos y los familiares que estaban en la Alcaidía durante el horario de la visita.

El abogado pretende que se "teatralice" la situación desde que Canale ingresó, cerca de las 11:00 hasta las 15:45, cuando apareció muerto en la última celda del pabellón. Busca encajar lo sucedido en la versión acusatoria de la investigación policial o en la pista policial que propone.

Ayer, la fiscal Susana Alvarez advirtió a los jueces que la recreación de los hechos en su totalidad "no resulta posible" porque durante la revisación médica, por ejemplo, participaron el médico y tres policías, ninguno de los cuales está imputado por el hecho. "Sí sería posible la reconstrucción en base a los testigos" que apuntaron a los acusados, aclaró.

Los miembros de la Cámara del Crimen Nº 1, Arturo Fresco, Hugo Díaz y Carlos Vitale Novaretto, decidirán en la próxima audiencia, el viernes a partir de las 09:00, si la reconstrucción se realiza y si tiene alcance amplio o restringido.

Otras pruebas

El tribunal dispuso que este viernes se escuchen dos cintas magnetofónicas con sendos reportajes al médico policial Gustavo Pérez Carranza. Las notas fueron realizadas luego del crimen de Canale en los medios de General Acha. Fueron aportados como pruebas nuevas por el abogado defensor Omar Gebruers. Supuestamente, el médico policial anuncia en las notas periodísticas que cuatro de los presos fueron procesados, días antes de que se tome la resolución judicial.

Después de escuchar esas cintas, el tribunal resolverá si pide la declaración testimonial de Sebastián Cheade (fue procesado y luego sobreseído), si solicita informes sobre los llamados telefónicos entre la comisaría y el funebrero y si acepta los once careos pedidos por la defensa.

Ayer, la fiscal Susana Alvarez desistió de los careos que había pedido entre el funebrero Darío Villalba y los hermanos Horacio y Marcelo Canale. Dijo que no tienen sentido porque en el juicio anterior esos careos se habían efectuado y los testigos se mantuvieron en sus dichos.

Comentá la nota