Cruce De Narváez-Scioli por el déficit

El gobierno bonaerense mantuvo ayer un fuerte cruce verbal con el diputado nacional Francisco De Narváez en torno a los números del déficit y la necesidad de financiamiento que tendrá el Ejecutivo provincial este año.
La polémica se inició a partir de las declaraciones formuladas por De Narváez en el marco de una entrevista concedida a EL DIA, en la que, al abordar el tema de las finanzas bonaerenses, señaló que "el Presupuesto que sancionó la Provincia es mentiroso, porque el déficit va a estar por encima de los 15 mil millones de pesos y no en 10 mil", una referencia que pareció hacer alusión a la necesidad de financiamiento y no al "déficit", como dijo el diputado nacional.

La respuesta del gobierno bonaerense llegó a través del ministro de Economía, Alejandro Arlía, quien acusó al diputado nacional de lanzar cifras "delirantes" y de enviar "mensajes apocalípticos".

A través de un comunicado, Arlía respondió el diagnóstico de De Narváez hizo y puntualizó que el déficit presupuestado para el corriente año en la Provincia es de 5.300 millones de pesos.

"De Narváez dijo el año pasado que terminaríamos con 12.000 millones de déficit y terminamos con menos de la mitad; ahora habla de 15.000 millones. Hablar de 15.000 millones es delirante y eso se explica porque no entiende el presupuesto, no se toma la molestia de analizarlo y no tiene quién lo asesore", afirmó el ministro Arlía en el comunicado.

Arlía subió la apuesta al afirmar que "la propuesta financiera de Unión PRO para la Provincia presentada en el marco del diálogo político fue paupérrima".

RESPUESTA

La réplica desde el búnker de De Narváez se conoció poco después, cuando el asesor económico del legislador, Ricardo Delgado, defendió el pronóstico de De Narváez al detallar que el presupuesto bonaerense "no contempla aumentos salariales para este año", por lo que, dijo, la necesidad de financiamiento real de la Provincia subirá entre 3 mil y 6 mil millones.

"Su problema -dijo Delgado en referencia a Arlía- es que cree que sus

números son la realidad. En 2009 dijeron que el déficit sería de 3.000 millones y la provincia cerró con un rojo de $ 6.000 millones".

Y disparó: "para tapar este agujero Scioli recurrió a un 'impuestazo', que luego tuvo que suspender parcialmente".

Comentá la nota