Cruce de internas en la Cámara alta bonaerense

Cruce de internas en la Cámara alta bonaerense
La relación del gobernador Daniel Scioli con los legisladores provinciales, al igual que la mayoría de sus predecesores, fue difícil desde el inicio de su mandato en la Provincia. Sin embargo, durante los primeros años de gestión, en los que el oficialismo parlamentario tenía amplia mayoría en ambas cámaras, las iniciativas del Ejecutivo fueron respaldadas sin grandes objeciones.
Ahora, Scioli deberá enfrentar los dos años más difíciles para lograr apoyo legislativo. A partir del recambio del 10 de diciembre el FpV-PJ perderá la mayoría no sólo en Diputados sino también en el Senado, y se abrieron nuevos frentes de conflicto con los legisladores.

Aunque el oficialismo en la Cámara baja provincial era la más conflictivo, ahora el Senado suma cuentas pendientes con el Ejecutivo que, tarde o temprano, tendrán un pase de factura.

La resistida asunción de Franetovich en la Cámara alta esconde una fuerte interna entre el ministro de Asuntos Agrarios de Scioli y el vicegobernador Alberto Balestrini. A esto se suma que Franetovich es de extrema confianza del ministro del Interior, Florencio Randazzo y, por lo tanto, muy cercano al ex presidente Néstor Kirchner.

Además, en el bloque del FpV-PJ conviven algunos senadores ultrakirchneristas con los que responden a Balestrini. En el primer grupo están el platense Guido Carlotto, Cristina Fioramonti (esposa del diputado nacional Carlos Kunkel) y Roberto Fernández (responde al diputado nacional kirchnerista Carlos "Cuto" Moreno), más cerca de ellos estaría el sciolista Roberto Ravale.

Pero la conducción del bloque, en manos de Balestrini, el vicepresidente del Senado Federico Scarabino y el presidente del bloque FpV-PJ, Osvaldo Goicoechea, entre otros, a pesar de compartir la filiación kirchnerista plantea sus diferencias.

El que la hizo pública días atrás fue Scarabino, al plantear una posible renuncia a su banca por los cambios en la reforma política provincial. El senador de Quilmes mantiene una buena relación con su coterráneo, el jefe de Gabinete nacional, Aníbal Fernández, que a su vez está enfrentado a Randazzo.

En el bloque oficialista del Senado se especula por estos días que finalmente Franetovich decida quedarse con la banca en la Cámara alta provincial y que arme su propio bloque, que respondería directamente a las ordenes del kirchnerismo a través de Randazzo. Pero, en el entorno

de ministro de Asuntos Agrarios aseguran que su intención es quedarse en la cartera provincial.

Comentá la nota