Cruce entre Mujica y Batlle por el hallazgo del arsenal

El ex presidente exigió al candidato que aclare si tiene relación con el hecho
MONTEVIDEO.? La campaña electoral uruguaya quedó atrapada en el pasado a raíz del debate político sobre las posibles causas de un gran arsenal de armas hallado por un incendio aparentemente casual.

El candidato del Frente Amplio, José Mujica, ironizó sobre el ex presidente Jorge Batlle, que había lanzado sospechas sobre un vínculo político entre el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T) y el arsenal. Dijo que le regalaría una "cajita de Viagra, para que se entretenga en cosas más útiles y deje de lanzarle bolazos [mentiras]".

"Yo no voy a polemizar. ¡Que viva feliz Batlle!", agregó Mujica.

Luego de que el sábado pasado se descubrió un lote de 700 armas, muchas de ellas pesadas, el rumor de una vinculación política fue deslizado por los adversarios de Mujica, pero fue Batlle el primero en manifestarlo públicamente. El juez que sigue el caso, Jorge Díaz, lo llamó a declarar, pero Batlle aludió razones políticas y no presentó pruebas ni datos.

El dirigente del MLN-T Julio Marenales, conocido como hombre de la línea dura y que junto con Mujica fue emplazado por Batlle para que dijera si había vinculación política con las armas, se puso a disposición de la Justicia. Su abogado pidió una pericia psiquiátrica para el ex presidente.

El juez Díaz transmitió que ni convocará a Marenales ni ordenará pericia a Batlle. No hay pistas sobre el misterioso arsenal, aunque los investigadores consideran que no es un caso de tráfico de armas, muchas de ellas muy viejas.

La senadora Lucía Topolansky, esposa de Mujica y dirigente del MLN-T, negó cualquier vínculo de ese grupo político con el arsenal que se encontró en una de las viviendas del economista Saúl Feldman, que resistió el arresto durante 17 horas y terminó muerto con varios balazos en el cuerpo. Feldman había militado en su juventud en un grupo de izquierda radical. Topolansky rechazó cualquier relación de los tupamaros con Feldman.

Pero uno de los politólogos más destacados del país, Adolfo Garcé, sorprendió ayer al afirmar que "es plausible" que el arsenal tenga vinculación con MLN-T.

Garcé explicó que, por lo menos hasta mediados de los 90, el MLN-T consideraba que era inevitable otro proceso de violencia política, con riesgo de una nueva dictadura, y que debía tener un aparato armado para ese escenario.

El debate entre Mujica y Batlle se cruzó con otra discusión sobre las convicciones democráticas de los candidatos y otros protagonistas políticos. Mujica acusó al Partido Colorado de tener "golpistas" en sus filas y el ex presidente Julio María Sanguinetti dijo que grupos frentistas y sindicatos de izquierda habían simpatizado con un golpe militar en 1973.

En tanto, ayer se conocieron las primeras encuestas de cara al ballottage. Según Equipos Mori, 50% votará a Mujica y 42% a Lacalle, con un 8% de indecisos y votos en blanco. Para Factum, Mujica tiene 49%; Lacalle, 42%, y hay 9% de indecisos.

Los encuestadores consideran que es muy difícil que Mujica no gane el 29 de noviembre. Y Mujica dice que las sospechas o acusaciones sobre el caso del arsenal se deben "a cadáveres políticos" que no aceptan relegar sus posiciones de poder.

"Pienso que a actores importantes, que han vivido 1000 patriadas y están casi al borde de los tiempos de despedida [?], la patria les está pidiendo sencillez, humildad, prudencia", dijo Mujica. Opinó que él puede llegar a ser presidente de Uruguay y "eso no puede significar que" llegó "a una tierra prometida, ni significa la puerta del Apocalipsis".

Comentá la nota