El cronograma de cortes genera discordia

Algunos vecinos se quejaron porque no se cumplió el plan anunciado en la solicitada de ayer / Desde Epec sostuvieron que, salvo unas pocas excepciones, se respetó lo prefijado / La temperatura superó los 33 grados, lo que agravó la situación de muchos comercios.
El extenso cronograma de cortes de energía publicado ayer en este diario a través de una solicitada de Epec no tuvo la utilidad que los vecinos esperaban. En algunos barrios, la energía se interrumpió por más tiempo del que se había anunciado; en otros, no se respetaron los horarios y; en algunos, ni siquiera hubo cortes. El calor empeoró todo.

Durante las primeras horas de la mañana, en los quioscos, bares, almacenes y otros negocios de la ciudad, la gente consultaba el diario para saber a qué hora se quedaría sin energía. Muchos habían tomado previsiones, pero, según dijeron, el sistema de horarios falló.

"Aquí iban a cortar a las 11, pero son las 12.30 y aún tengo energía", dijo Olga Pedraza, dueña de un quiosco del centro.

Por su parte, Leandro Aquilano se mostró enojado porque en barrio Los Naranjos, el primer corte superó las cinco horas. "Es más fácil que digan en qué horario vamos a tener luz en lugar de cuándo van a cortar", se quejó.

Sandra Pérez, de barrio Alta Córdoba contó que, a pesar de que el corte estaba anunciado para las 11, se produjo a las 9.30. "Hubo una baja de tensión y repentinamente tuvimos que empezar a desenchufar todo. Estuvimos sin energía casi cinco horas", contó.

Desde Epec afirmaron que el cronograma se cumplió como había sido anunciado, "salvo unas pocas excepciones". "Comenzamos a cortar cuando subió la demanda, por lo tanto, en algunos lugares suspendimos el servicio después de lo anunciado, porque no hacía falta hacerlo antes. Si fallamos, fue a favor del cliente", explicó Mariana González, vocera de Epec.

Caos en el centro. Basta con hacer un pequeño recorrido por el centro de la ciudad para comprobar qué tan significativo es un corte de energía prolongado. En pocas cuadras, donde circulan miles de personas por día, y hay cientos de grandes y pequeños comercios, la situación se torna caótica.

Ayer, aproximadamente a las 15, una parte del centro de la capital cordobesa estaba a oscuras. Los dueños de los negocios se paraban en la puerta porque los clientes no aparecían, los que trabajan en las galerías debieron encender velas y lámparas de emergencia, y los automovilistas, casi todos apurados, tocaban bocina ante la falta de semáforos.

"Si me quedo pierdo plata, ya no podré recuperar el día", dijo la dueña de un negocio de ropa ubicado en avenida General Paz que, pasadas las 16, decidió cerrar el local.

A esta situación se sumó el intenso calor, que superó los 33 grados y generó impaciencias y muchas quejas por parte de vendedores de lácteos y bebidas.

A oscuras. Los pasillos de la galería Gran Rex, donde se encuentra uno de los complejos de cines de la ciudad, estaban sin luz y las boleterías cerradas. Algunos jóvenes se quedaron en el bar de lugar esperando que regrese la energía mientras disfrutaban de unas hamburguesas, a oscuras, claro. "En este momento, las funciones están suspendidas", informó una empleada de boletería.

La falta de energía es un punto a tener en cuenta por los bancos de células madre y los centros médicos donde se criopreservan óvulos o espermatozoides para tratamientos de fertilidad asistida. Desde Nascentis, un centro de Medicina Reproductiva de la capital provincial, explicaron que cuentan con dos generadores y un sistema de alarma que avisa ante una baja en la tensión.

La crisis energética se prolongará, al menos, dos semanas. Los cordobeses debemos tener paciencia, y esperar.

Un colchón vital

Daniel Napolitano es vecino de barrio Alta Córdoba, donde tiene una farmacia. Allí mismo, al lado de su negocio, Daniel vive con su esposa y su suegra, quien desde hace años está postrada a causa de una enfermedad terminal.

La anciana pasa sus días sobre un colchón de aire que, según explica Daniel, "funciona con un compresor que infla y mantiene el nivel". "Cuando la energía se interrumpe, comienza a desinflarse y produce inestabilidad", explica el farmacéutico, y agrega que, por el momento, los cortes no han sido lo suficientemente extensos como para que el colchón se desinfle totalmente, lo cual constituiría un serio problema.

Comentá la nota