Crónica del cierre de campaña peronista.

Terminaba de cubrir un evento, debía volver a bajar la nota, evito pasar por el microcentro porque estaba el cierre de campaña del Partido Justicialista y algunas de las calles principales estaban cortadas, lo que producía un caos vehicular.
En esos momentos estaba en República y Maipú y tenía que llegar hasta Sarmiento, entre Mate de Luna y Zurita. Decido tomar la Maipú derecho, hasta llegar a Mota Botello, aunque trate de no meterme en medio del lío, los conductores estaban enloquecidos con la bocina y cansados de tener que esperar; bajo por esa calle hasta llegar a Sarmiento y continuó por ella, el caos era peor, pero ya faltaba una cuadra y media.

Llegó a mitad de cuadra, cuando veo a unos hombres de traje corriendo por medio de la calle, y en la esquina de Mate de Luna y Sarmiento, una combi blanca empapelada con afiches del PJ... Los autos no avanzaban y, atrás de ella había otra de la que bajaban periodistas, camarógrafos y fotógrafos.

De repente la puerta de aquel vehículo blanco se desplegó hacia el costado, y de allí salió el actual presidente del Partido Justicialista. Nadie sabía que la persona que estaba allí era Néstor Kirchner, bajo y comenzó a caminar por el asfalto, la gente que estaba cerca, en medio de su asombro se acercaba a saludarlo, y entre abrazo y abrazo, el hombre avanzaba a paso de lento.

Mientras transitaba por la calle, las personas comenzaron a salir de los vehículos a saludar al ex presidente... Fue así, en este escenario que camino hasta llegar a la esquina de San Martín y Sarmiento, lugar en donde se desarrollaba en famoso acto peronista.

Una vez en él, como toda ceremonia inicia con el Himno Nacional Argentino, la plaza estaba repleta, custodios y guardias por todos lados... Había catamarqueños, riojanos, santiagueños, gente de todos lados.

Los candidatos sobre el escenario. Dieron su discurso Argerich y Corpacci, y los que estaban abajo sólo le gritaban a Ramón, quien estaba en medio de la multitud y se negó a subir al escenario, cuando fue invitado por la vicegobernadora.

Catamarca, una provincia radical, se juega tanto en estas elecciones, que nadie quiere soltar el mango del sartén.

Carteles de Saénz con el lema “Opinión peronista”, de Dardo Soria, Barrionuevo y de cada división o puntero político que haya dentro de este partido totalmente personalista.

De repente, la culpa del dengue es culpa de gobierno, y también todos los males que acontecen a la provincia, según lo que expresó Hugo Argerich. En cambio, Lucía Corpacci, confesó haberse enamorado del proyecto Kirchnerista, y ella misma se puso en contra de aquellos con quienes años atrás realizó una alianza.

Todos son malos de repente, y según lo dijo Néstor, Cristina llegó a su casa, emocionada por el calor humano de esta provincia. ¿Será esa la razón por la que mencionó el territorio catamarqueño en cada discurso que brindó?

Hay de todo y para todos los gustos, el ex presidente de la Nación Argentina manifestó que esta crisis financiera sería peor que la del 2001 y que se necesita del gobierno nacional para salir adelante, llamo a todos sus compañeros a unirse a su proyecto... a él que tanto hizo por los catamarqueños...

Una vez que finalizó su discurso, bajó del escenario, saludo a la gente, entonaron la marcha peronista y se fue de nuevo, así como llegó.

Comentá la nota