Cromañón: la querella pidió 26 años de prisión para Chabán y Fontanet

Cromañón: la querella pidió 26 años de prisión para Chabán y Fontanet
El abogado querellante José Iglesias, padre de una de las víctimas, solicitó que se tenga en cuenta de que "es la causa con más víctimas individuales de la historia judicial argentina". Reclamó 13 años de cárcel para la mano derecha del gerenciador, 26 para el manager de la banda y 10 años para el saxofonista.
Los abogados querellantes en el juicio por la tragedia de Cromañón que expusieron este lunes sus acusaciones coincidieron en que Omar Chabán y la banda de rock Callejeros fueron "co-organizadores" del espectáculo, que comenzó con más público del permitido y con graves falencias en materia de seguridad, y pidieron esta tarde que se condene a 26 años de prisión al ex gerenciador del boliche por los delitos de "estrago doloso en concurso real con cohecho activo".

El pedido fue formulado ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 24 porteño por el abogado José Iglesias, quien solicitó que se tome en cuenta que se trata de "la causa con más víctimas individuales de la historia judicial argentina", en referencia a los 193 fallecidos y 1.524 lesionado.

Los abogados querellantes, pidieron además 13 años de prisión para Raúl Villarreal, colaborador principal de Chabán en Cromañón, como partícipe secundario de los delitos de estrago doloso seguido de muerte y de cohecho activo. Los letrados dijeron que Villarreal era un "socio menor" de Chabán que permitía "en exceso" el ingreso de personas a las que no se revisaba para evitar que accedieran con pirotecnia.

También solicitaron la pena máxima -de 26 años de prisión- para el cantante de Callejeros Patricio Santos Fontanet por los delitos de "estrago doloso seguido de muerte". La misma pena que reclamaron para el manager de Callejeros Diego Marcelo Argañaráz y para el saxofonista del grupo, considerado coautor del delito de estrago seguido de muerte, la pena solicitada es de 10 años.

La audiencia, transmitida en directo por Canal 7, comenzó a las 9.30 con la acusación de la abogada querellante Beatriz Campos y su denuncia de "co-organización" entre Chabán y Callejeros la fatídica noche del 30 de diciembre de 2004. Campos y el abogado Iglesias -padre de Pedro, una de las víctimas del incendio- anticiparon que el alegato iba a insumir la mayor parte de la jornada de hoy.

La abogada, quien integra junto a Iglesias una de las cuatro querellas, describió la noche de la tragedia como una "co-organización entre Chabán y los miembros de la banda Callejeros, mediante participación en los gastos y reparto de las ganancias". "Tenían un acuerdo similar a los que se usaban en la mayoría de los recitales de rock en aquel momento", insistió, al poner en un plano de igualdad en el armado de la noche de la tragedia a gerenciador y músicos. A ambos adjudicó, así, la responsabilidad por una cantidad de gente que al menos triplicaba los 1.031 espectadores permitidos, ya que 2.700 entradas se vendieron en un local comercial destinado a tal efecto y 315 se expendieron en las boleterías de Cromañón.

También se les endilga no haber realizado un cacheo minucioso para evitar el ingreso de bengalas y hacer el show a sabiendas de que la única salida de emergencia tenía candado y alambre. A Chabán también se le imputa haber tenido vencido el certificado contra incendios y a los músicos, incentivar el uso de pirotecnia por parte del público. Pero además, Campos citó relatos de testigos que dijeron haber visto a Villarreal "rematando" un remanente de entradas cuando ya estaba colmada la capacidad de la discoteca. El mano derecha del ex gerenciador fue incluso acusado de haber ordenado el cierre de los portones de acceso cuando el recital estaba a punto de comenzar

La primera parte del alegato reconoció que la tragedia se desencadenó porque alguien del público arrojó pirotecnia contra el techo, pero esos fuegos artificiales ingresaron al local por fallas en los controles, pese a que Campos admitió que pretendieron ser exhaustivos.

Todos los abogados y la fiscalía intentarán demostrar que Chabán actuó con dolo, es decir, que se tuvo que representar que en el local se podía producir un incendio y morir personas ya que en 2004 habían ocurrido allí dos siniestros por uso de bengalas. Consultado por Télam, Iglesias dijo que hará algunas distinciones entre los integrantes de la banda Callejeros, pero la pena a pedir será similar a la que reclamará para Chabán y Villareal. Lo mismo ocurrirá cuando acuse al ex subcomisario de la seccional 7ma., Carlos Díaz, mientras que para el ex titular de esa comisaría Miguel Angel Belay, reclamará una condena sólo por cohecho pasivo -recibir coimas-. Iglesias también reclamará que se condene por estrago doloso a los ex funcionarios porteños Fabiana Fiszbin, Ana María Fernández y Gustavo Torres.

En tanto, para el martes está previsto que aleguen las querellas encabezadas por los abogados Mauricio Castro y Patricia Núñez Morano, en nombre de unas 400 víctimas, y Marcelo Parrilli y María del Carmen Verdú, en representación de unos 40. Lo que diferencia a estos abogados del resto es que no formularon ninguna acusación contra Callejeros cuando el expediente se elevó a juicio y por lo tanto, ahora no pedirán ninguna condena para la banda.

Castro explicó que pedirá para Chabán una condena por estrago doloso y cohecho, aunque por la falta de antecedentes del ex gerenciador de Cromañón solicitará una condena de 25 años. Sobre Villareal, el letrado dijo que les endilgará los mismos delitos, pero en calidad de partícipe secundario, lo que significa una reducción de entre un tercio y la mitad de la pena máxima. Respecto de los ex funcionarios, el letrado entiende que incurrieron en "estrago culposo" -sin intención-, al igual que el ex subcomisario Díaz, y en el caso de Belay sólo le imputará incumplimiento de los deberes de funcionario público. La dupla Verdú-Parrilli insistirá en que los imputados cometieron "homicidio simple" y no acusará a los policías porque cree que no tiene legitimación activa para hacerlo y es función de la fiscalía.

Por último, el miércoles alegarán los abogados Patricio Poplavsky y Susana Rico, en representación de 222 víctimas, quienes pedirán penas para Chabán, Villarreal, Callejeros y Díaz por estrago doloso. Sin embargo, considerarán autor al ex gerenciador de Cromañón y al resto les adjudicarán una participación secundaria.

Ese mismo día pero por la tarde será el alegato del fiscal Jorge López Lecube, quien se excusó de adelantar detalles, pero fuentes judiciales señalaron que analiza solicitar la detención inmediata de algunos imputados y la absolución de otros.

TELEVISACIÓN EN DIRECTO. El juicio se desarrollará ante el Tribunal Oral Criminal Nº 24, el mismo que adoptó la decisión de televisar los alegatos, además de transmitir en vivo el veredicto, previsto para el 19 de agosto, justo a un año del comienzo de las audiencias.

Según información de la oficina de prensa de la Corte Suprema de Justicia, el tribunal dispuso que Canal 7 y la agencia de noticias Télam, en su carácter de integrantes del Sistema Nacional de Medios Públicos, tomen registros fílmicos y fotográficos, respectivamente, dentro de la sala del juicio.

Comentá la nota