"Los críticos quieren volver a los ajustes"

"Los críticos quieren volver a los ajustes"
Apuntó a la oposición que cuestiona la medida y descartó que el pago de deuda postergue los compromisos con los sectores más desprotegidos.
El viceministro de Economía, Roberto Feletti, defendió la creación del denominado Fondo del Bicentenario por entender que ayudará a "liberar fondos para sostener los estímulos a la demanda" y rechazó las críticas de la oposición al afirmar que su objetivo central es "retornar a la época de los ajustes cíclicos que tanto daño le hicieron a los argentinos". El secretario de Política Económica negó que el uso de reservas del Banco Central (BCRA) de libre disponibilidad para saldar deuda pública vaya a "priorizar este pago por sobre los compromisos que tiene el Estado con los sectores más desprotegidos".

A través de un comunicado, Feletti consideró que "la embestida de la oposición de derecha en contra del uso de las reservas" está en línea con quienes "pretenden un Estado que recurrentemente se endeude a tasas internacionales elevadas, y que a la vez incumpla los compromisos asumidos en inversión social, como la ley de educación, la movilidad previsional y la asignación universal por hijo". Y destacó que "el nivel de endeudamiento" de la Argentina "es muy inferior al de la mayoría de los países europeos, a los Estados Unidos y a Japón".

El viceministro fue más allá al denunciar que "el fin de la soberanía fiscal es deseado por los sectores más reaccionarios de la Argentina para volver a hacer negocios con las crisis periódicas y el ajuste perpetuo, como lo hicieron en las tres décadas previas". Se refirió a las críticas que recibió el decreto de necesidad y urgencia firmado por la presidenta Cristina Fernández el mes pasado, que creó el fondo por 6.569 millones de dólares con reservas excedentes, como garantía de que la Argentina no caerá en cesación de pagos.

"Nuestro país, en un contexto de crisis internacional, está haciendo frente a compromisos externos contraídos por otros gobiernos", agregó Feletti, para quien la iniciativa "pondrá a la Argentina en mejores condiciones de negociación con los mercados internacionales, lo que redundará en tasas más bajas tanto para el sector público como para el privado, con los consiguientes impactos positivos en la economía local".

Según el funcionario, los críticos de la medida "quisieron instalar la duda sobre la efectiva capacidad de nuestro país para cumplir con los compromisos externos, favoreciendo un contexto donde la gente compre dólares o guarde el dinero bajo el colchón". Al respecto, dijo que esa dinámica "se revirtió y el flujo de divisas cambió desde hace unos meses", lo que le permitió a la Argentina "cerrar el tema con los holdouts (los tenedores de bonos que no entraron al primer canje de deuda) y contar con acceso a los mercados internacionales de crédito a tasas razonables".

Hasta ayer el Ejecutivo no había definido la fecha de la primera licitación para impulsar el programa previsto en el Fondo del Bicentenario. Uno de los motivos para la demora fue que el Central todavía no creó una cuenta especial para depositar los recursos. El programa incluye licitaciones por los vencimientos de títulos de deuda pública que vencen en 2010 y cuyos tenedores podrán cobrar antes a cambio de una quita.

Comentá la nota