Criticó la ONU la suspensión de vuelos

Criticó la ONU la suspensión de vuelos
Afirmó ayer que las medidas anunciadas por algunos países para enfrentar la gripe porcina son "contraproducentes y exageradas"
WASHINGTON.- El temor a la expansión de la gripe porcina, que ya ha sido detectada en 21 países, con un total de 1085 casos confirmados, está provocando fuertes tensiones diplomáticas en el mundo.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzaron ayer fuertes críticas a los gobiernos que tomaron medidas "exageradas" para evitar la propagación de la enfermedad, entre ellos la cuarentena forzada de ciudadanos mexicanos, las prohibiciones de vuelos provenientes de México y la veda de productos porcinos importados.

Si bien no mencionó a ningún país en particular, la OMS cuestionó implícitamente la decisión de la Argentina de suspender los vuelos desde México, una medida que también fue adoptada por Cuba, Ecuador, Perú y China.

"Los países deben abstenerse de tomar medidas innecesarias que causan trastornos sociales y económicos y que carecen de fundamento científico", declaró la secretaria general de la OMS, Margaret Chan, durante una reunión extraordinaria de la Asamblea General de la ONU.

"Se deben evitar reacciones exageradas que no ayudan a contener la propagación del virus A (H1N1) y, sin embargo, provocan daños a nuestras economías y sociedades", afirmó, por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, durante su intervención. "Las medidas preventivas -continuó- deben adoptarse de acuerdo con datos científicos. Aquellas que no entren dentro de estos parámetros deberían evitarse." En igual sentido se manifestó la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que calificó de "reacción exagerada´´ la decisión de algunos países de cancelar los vuelos procedentes de México.

Además de suspender los vuelos de México, China puso en cuarentena forzada a decenas de ciudadanos mexicanos, lo que ha generado un choque diplomático entre ambos países. Ayer, México envió un chárter para buscar a sus ciudadanos varados desde el 30 de abril (ver aparte).

Rusia, por otra parte, impuso restricciones a la importación de carne de cerdo y sus derivados, pese a que la OMS afirma que no hay riesgo de influenza por el consumo de carne porcina. Y el gobierno egipcio incluso ordenó sacrificar toda la cabaña porcina del país, calculada en 350.000 cabezas, lo que anteayer causó graves disturbios en El Cairo.

También el presidente de México, Felipe Calderón, calificó las medidas mencionadas de "lamentables" y "discriminatorias" y reclamó "sensatez y apego a criterios científicos" para combatir la gripe (ver aparte).

La OMS elevó ayer el número de personas infectadas con el virus de la gripe porcina a 1085, de las cuales 776 fueron reportadas en México, centro de la epidemia. El total de muertos en ese país, además, subió de 19 a 26. El organismo, sin embargo, descartó por el momento subir el nivel de alerta a fase 6 (el más elevado), pero advirtió que podría producirse una segunda oleada de contagios "mucho más letal", ya que el virus está moviéndose hacia el hemisferio sur, donde comienza el invierno. "Estamos en una fase muy temprana de esta nueva enfermedad. Todavía no hemos visto todo el espectro de la gripe porcina", señaló Chan al diario español El País.

"En los países del hemisferio sur está llegando el invierno, y ésta es una estación en la que se producen picos de gripe estacional, por lo que debemos ser muy cuidadosos. Nadie puede predecir ahora qué ocurrirá cuando los países del Sur tengan picos de gripe y esta nueva gripe llegue. Y lo va a hacer, sin lugar a dudas", afirmó. Ayer, de hecho, los casos sospechosos del virus A (H1N1) en Brasil aumentaron de 14 a 25, mientras que Colombia elevó el número de casos en observación a 136.

Por su parte, el director general adjunto de la OMS, Keiji Fukuda, indicó que la principal preocupación es que la enfermedad emerja en una forma más peligrosa, motivo por el cual pidió a los países "no bajar la guardia". En la misma línea, el gobierno de Estados Unidos, que aumentó el número de casos a 286 en 36 estados, pidió seguir actuando con cautela. Tras asegurar que "lo peor ya pasó", México, por su parte, anunció ayer un plan para reanudar las actividades que estuvieron paralizadas por la emergencia sanitaria

Comentá la nota