La UCR criticó los errores no forzados del Gobierno y reclamó más participación

La UCR criticó los errores no forzados del Gobierno y reclamó más participación

Los gobernadores y legisladores pidieron que no se subestime la persistencia de la inflación y que se consolide Cambiemos, aunque no hubo discursos rupturistas.

Con críticas a los “errores no forzados” y reclamos -que ya son un clásico- de mayor participación en las decisiones del Gobierno, el radicalismo tuvo ayer su primera cumbre del año, a la que asistieron las máximas autoridades partidarias, casi todos los diputados y senadores nacionales y los tres gobernadores con que cuenta la UCR: Alfredo Cornejo (Mendoza), quien también debutó como jefe de la UCR nacional; Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes).

A puertas cerradas en un salón del subsuelo del hotel Savoy, a pasos del Congreso, las deliberaciones se extendieron toda la jornada. Sin poner en duda la continuidad radical en Cambiemos,hablaron de marcar diferencias con medidas como el megadecreto de necesidad y urgencia, la venta de Transener, el cambio de doctrina en seguridad y los últimos escándalos protagonizados por altos funcionarios macristas.

En lo que fue definido como un balance de los dos años de gobierno de Cambiemos, hubo de cal y de arena: “Se pudo frenar la explosión de la economía ante la herencia del kirchnerismo, se ha actuado con gradualismo, se pudo estabilizar la economía y vamos a tener crecimiento”, sostuvo Cornejo. “Pero necesitamos mostrar para 2019 más resultados: incrementar el empleo, el consumo y seguir bajando la inflación”, agregó.

En el viejo reclamo de los radicales de tener mayor participación en Cambiemos coincidieron referentes que suelen exhibir posiciones diferentes, como Morales y Federico Storani. El jujeño pidió una “institucionalización” de la alianza gobernante ymantener “el perfil progresista”, mientras que Storani, tras recordar que él fue firme impulsor del acuerdo con el macrismo, pidió no perder el “ADN radical” y cuestionó que “la coalición (de gobierno) no existe, hay que conformarla”.

Junto a Cornejo encabezaron el encuentro el presidente del bloque de diputados, Mario Negri, y el de senadores, Angel Rozas. Estuvieron también el titular de la Convención Nacional, Jorge Sappia; el jefe del interbloque Cambiemos en el Senado, Luis Naidenoff, el senador Julio Cobos; y los diputados Miguel Bazze; Facundo Suárez Lastra, Luis Petri, Soledad Carrizo, Diego Mestre, José Cano, Luis Borsani y Brenda Austin, entre muchos otros. “No han desaparecido los motivos que llevaron a la UCR a integrar Cambiemos”, definió Negri, quien igual reclamó que “es momento de dar un salto de calidad en Cambiemos. Queremos ser parte decisiva de los cambios en el país”.

En su estilo, los radicales tomaron distancia de los últimos escándalos de altos funcionarios. Cornejo resaltó la actitud de Negri quien hizo público el pedido de apartamiento del subsecretario general de la Presidencia, Valentín Díaz Gilligan. Pero Negri evitó referirse al caso del ministro de Finanzas Luis Caputo, quien habría ocultado que fue accionista de sociedades offshore en paraísos fiscales. Por otra parte, sin cuestionar a su titular, Laura Alonso, Negri -junto a otros legisladores- reclamó que para mejorar la “calidad institucional” la Oficina Anticorrupción debe ser “autónoma” del Gobierno.

Sobre un sillón quedaron los cartelitos de los diputados de la díscola UCR capitalina, señal de que fueron invitados pero a las disertaciones de la mañana y ya no por la tarde -explicó Negri- porque no integran los bloques partidarios: Martín Lousteau y Carla Carrizo; y la tucumana Teresa Villavicencio, la tercera integrante del bloque Evolución.

En el primer panel expusieron sobre el contexto internacional el especialista Carlos Pérez Llana y el ex vicecanciller y sherpa del G-20, Pedro Villagra Delgado. Entre los invitados “especiales” la estrella fue Alfonso Prat-Gay, que formó parte del panel de economistas junto a Eduardo Levy Yeyati, Maximiliano Castillo (subsecretario de Evaluación Presupuestaria) y luego se sumó el presidente del Banco Nación -afiliado radical desde que fue candidato a vice en 2011 en fórmula con Ricardo Alfonsín-, Javier González Fraga.

De Prat-Gay se mencionan sus aspiraciones a gobernar Tucumán. “Se sintió cómodo entre nosotros, si fuéramos peronistas diríamos que es uno de los nuestros”, bromeó un legislador. Contaron que el ex ministro reiteró críticas, las mismas por las que fue alejado del gabinete. En esa mesa de economistas se mostró “consenso” en que el rumbo de la economía es el “adecuado” pero se cuestionó que “se subestimó la capacidad de persistencia de la inflación”.

El enfoque del gobierno en materia de seguridad fue cuestionado, pero en público Cornejo evitó una definición sobre el controvertido caso del policía Luis Chocobar. Al ser consultado se limitó a enunciar que “el Estado debe dar un mensaje fuerte contra el crimen organizado y la delincuencia”.

Coment� la nota