Por las críticas, subirán menos las cuotas del Monotributo

El Gobierno revisó el proyecto de ley que contemplaba aumentos de hasta 100%. Y redactó uno nuevo con ajustes que llegan a 85,6%. Pero aumentan sólo las sumas fijas para salud y jubilación. No cambiará la parte impositiva de la cuota.
El Gobierno tiene listo un nuevo proyecto de ley para modificar el régimen del Monotributo. Los cambios se hicieron a raíz de las críticas que mereció la versión anterior, difundida por Clarín el 13 de abril, que fijaba aumentos de hasta 100% en las cuotas para algunos casos.

Al igual que el texto anterior, el nuevo amplía el alcance del régimen para los que facturan hasta $ 300.000 por año. Pero fija otras franjas de aumentos, más leves, con subas de hasta el 85,6% para las categorías más bajas.

Estos cambios regirían a partir del 1 de setiembre. Y comprenden a 1.100.000 anotados en el régimen. Pero al extender el nivel de facturación permitido para entrar se estima que próximamente englobará a más de 1.500.000 personas o pequeños comercios e industrias.

Una de las diferencias con el borrador inicial es que ahora se mantiene sin cambios el componente impositivo de la cuota. Y sólo aumentan las sumas fijas del aporte jubilatorio (que pasa de $ 35 a $ 110) y de la obra social (sube de 46,75 a $ 70). Así, el aumento total es de $ 98,25 por mes para todas las categorías.

El argumento oficial es que el aporte jubilatorio se mantiene sin cambios desde el 2000, mientras que en ese lapso la jubilación mínima pasó de $ 200 a 770,66.

"La jubilación de los monotributistas estaba siendo subsidiada por el resto del sistema. Con la suba se actualiza el aporte, pero menos de lo que aumentó el beneficio", le dijeron a Clarín en la AFIP.

Lo mismo se hace con el aporte de obra social. "Por un trabajador en relación de dependencia que gana $ 1.000, el sistema de obras sociales recibe $ 90. Y del monotributista $ 46,75. Al llevarlo a $ 70, todavía se mantiene un subsidio a la salud", insisten en la AFIP.

Al aumentar la suma fija, su impacto es mayor sobre las categorías más bajas. Así la categoría subiría de $ 114,75 a $ 213 por mes, un incremento del 85,6%. Además, la cuota de salud de los familiares a cargo tendrá el mismo valor que la del titular: $ 70 por mes, cuando ahora pagan un poco menos.

Por su parte, al mantener sin cambios la parte impositiva, unas 400.000 personas que trabajan en relación de dependencia y simultáneamente realizan tareas como Monotributista seguirán pagando lo mismo. Eso se debe a que este sector no paga la cuota de salud y de jubilación porque ya se lo descuentan sus empleadores.

El proyecto de ley corrige el límite para estar en el Monotributo hasta $ 200.000 (actualmente el tope es de $ 72.000) para prestadores de servicios. Y para las restantes actividades amplía el límite desde los $ 144.000 actuales hasta $ 300.000. Los que facturan al año por encima de esas cifras, deben inscribirse en el Régimen General (IVA y Ganancias) y pagar la cuota mensual de autónomo.

A pesar de la inflación, las escalas del monotributo -que fueron establecidas en 1998- no se fueron actualizando. Entonces, muchos monotributistas debían subir de categoría aunque en términos reales ganaran lo mismo. O debían permanecer en la categoría más alta, aunque facturen más en forma nominal, para no salirse del sistema y verse obligado a pasar al régimen de Autónomos, con impuestos más altos y menores beneficios. Ahora muchos autónomos podrán volver al Monotributo, pagando lo mismo o menos.

Comentá la nota