Las críticas no paran, pero piden diálogo

Las críticas no paran, pero piden diálogo
"Un gobierno coherente, con sentido común, llamaría este lunes para tratar de corregir los errores que nos hacen producir cada vez menos", afirmó Néstor Roulet. Sin embargo, siguieron los cuestionamientos y anunciaron más protestas.
Los dirigentes de la Mesa de Enlace pidieron ayer que el Gobierno los convoque esta semana para tratar de destrabar el conflicto rural, aunque no ahorraron críticas contra el oficialismo. "Un gobierno coherente, con sentido común, llamaría este lunes para tratar de corregir los errores que nos hacen producir cada vez menos", afirmó Néstor Roulet, vicepresidente de Confederaciones Rurales. "Esperemos que en algún momento convoquen para poder buscar soluciones", coincidió Eduardo Buzzi, de Federación Agraria. El más crítico fue Hugo Biolcati, titular de la Sociedad Rural, quien, paradójicamente, es uno de los que más intentos reservados realizó para tratar de acordar. "Por el poder y la caja están dispuestos a hacer cualquier cosa: llevar a la ruina a miles de familias argentinas, destruir un sector productivo, colocar al país al borde de la fractura social", afirmó.

Los ruralistas concluyeron el viernes el cese de comercialización que realizaron durante ocho días sin obtener respuesta a sus reclamos. En un principio se evaluó extender la medida, pero la escasa movilización que se registró en los distintos actos los llevó a tomar la decisión de levantar la medida de fuerza y anunciar un cronograma de protestas para las próximas semanas, aunque sin interrumpir el comercio de carne y granos. Buzzi aseguró que esta semana se manifestarán en el Chaco porque la situación allí "es una de las peores". La semana pasada el interventor del Instituto de Colonización, Osvaldo Lovey, aseguró que la Mesa de Enlace no logra movilizar productores en esa provincia. Por lo tanto, será interesante ver quién tiene razón. También tienen previsto protestar en la provincia de Buenos Aires, pero no dieron mayores precisiones. La semana pasada Buzzi había remarcado en varias ocasiones que quería cerrar el lockout de la Mesa de Enlace con un acto en La Plata, pero al final no realizaron nada por la falta de consenso interno y la escasa capacidad de movilización que vienen demostrando. Ayer los dirigentes también cuestionaron la decisión del Gobierno de inspeccionar vía área los campos durante la cosecha para tratar de detectar maniobras de evasión.

Comentá la nota