Críticas para diputados y senadores

Al tomar estado pública la performance que le cupo a los legisladores nacionales en 2009, se abrió un debate que en primer lugar se pobló de críticas. Desde las 62 Organizaciones Justicialistas definieron de paupérrimo el rol de los representantes del oficialismo gobernante en el Congreso de la Nación. "Esto se ve reflejado en los escasos proyectos de ley que ingresaron y los apenas dos que se aprobaron. A esto se suma el hecho de que cuatro de ocho parlamentarios no abrieron la boca en el recinto", dijo el titular de la entidad gremial, Juan Jesús Soria.
"Pareciera que la desocupación, la pobreza, la inseguridad, la inflación, el aumento de tarifa en los servicios públicos, la presión fiscal insoportable, la crisis sanitaria y demás, problemas cotidianos que sufrimos lo tucumanos, son desconocidos por lo diputados y senadores que dicen representar a nuestro pueblo", agregó el dirigente. Consideró que la robótica sumisión al kirchnerismo, "donde el silencio es cómplice, lo mismo que la mano levantada en forma irresponsable, se han convertido en un requisito ineludible para ser legislador nacional. A mayor obsecuencia, mayor posibilidad de reelección", concluyó Soria.

Comentá la nota