Críticas de Lorenzetti a la concentración del poder

Dijo que ésa es una de las causas de las recurrentes crisis del país
En una aguda crítica a la forma concentrada en que se ejerce el poder en el país, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, instó a superar el modelo descendente de toma de decisiones. "En este sistema, la oposición sólo puede actuar cuando fracasa el poder anterior. Hay que cambiar esto, porque la reiteración de las emergencias genera un círculo vicioso", afirmó.

Al disertar ante un centenar de hombres de negocios en la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE), Lorenzetti criticó también la forma en que se ha desarrollado el presidencialismo en la Argentina. Si bien en su exposición pareció no aludir específicamente al actual gobierno, algunos de los que lo escucharon no dejaron de hacer esa asociación.

"Estamos en un Estado donde hay funcionarios que no cumplen sentencias simplemente porque discrepan con ellas. El Estado es el principal demandante del Poder Judicial y genera un exceso de litigiosidad. Pedimos políticas de Estado coherentes. Si queremos menos juicios de jubilados, hay que pagarles; si queremos menos litigios laborales, debe haber una legislación menos oscura e ineficiente", sostuvo.

Lorenzetti no quiso inmiscuirse en la campaña y, de hecho, al responder una pregunta del auditorio evitó criticar las candidaturas testimoniales. Además es un hecho que la Corte, que él dirige, buscó tomar distancia de ese conflicto político y la semana última dejó en claro que no intervendrá en ese asunto.

En ese sentido, cuando algunos de los presentes le preguntaron por qué el tribunal no tomaba per saltum esa causa, respondió que "el per saltum no está regulado y el tribunal no puede incurrir en un abuso. La Cámara Nacional Electoral es un tribunal prestigioso y el caso llegará o no llegará a la Corte según los tiempos procesales".

"Hay que respetar las decisiones de los jueces y, si no nos gustan, hay que trabajar en mejorar su forma de selección", disparó Lorenzetti, que más tarde volvería con críticas sobre el Consejo de la Magistratura.

Un auditorio atento

Entre los invitados especiales estaban Carlos Tramutola (Strat Consulting), Luis Pagani (Arcor), José Aranda (Clarín), Sandra Yachelini (Microsoft), Roberto Wagmaister (Assa), Manuel Solanet (Infupa), Oscar Correa (Banco Río) y Héctor Alegría (Estudio Jurídico Alegría, Buey Fernández, Fissore y Montemerlo).

Luis Cedrola, presidente del XII encuentro anual que celebrará ACDE el jueves 25 bajo el título "La Argentina, de las crisis al progreso: El desafío de los dirigentes", había dado el tono del almuerzo cuando invitó a pensar en el país de las próximas generaciones". No se trataba, entonces, de analizar la gestión del actual gobierno.

"Lorenzetti transmitió transparencia y equilibrio, algo muy saludable en los momentos en la época en que vivimos", dijo Adolfo Ablático, presidente de ACDE.

Por su parte, Jorge de la Vega, director de Asuntos Legales de Microsoft, evaluó que "la presentación fue muy buena, transmitió una visión de largo plazo en las políticas de Estado y en la responsabilidad del Poder Legislativo, que no ayuda a bajar la litigiosidad".

Asimismo, Tramutola interpretó que "Lorenzetti puntualizó muy bien el rol de la Justicia en el equilibrio de poderes. Llamó al empresariado a que contribuya a un proyecto colectivo".

Sin embargo, algunos de los presentes no dejaron de señalar que las críticas que formuló Lorenzetti sobre el presidencialismo concentrado que caracteriza desde hace muchas décadas a la Argentina son especialmente aplicables a la actual gestión oficial.

Lorenzetti dijo que "para cambiar la cultura de una formación de decisión" concentrada "hay que fortalecer a la sociedad intermedia y comprometer a la dirigencia en los mecanismos de cotnrol".

Durante su exposición, en el hotel Marriott Plaza, reseñó las cinco políticas de Estado que impulsa la Corte: mejorar el contacto con la sociedad civil, la independencia de la Justicia, el acceso a Justicia, la eficiencia institucional y el fortalecimiento del Poder Judicial. "Es definición de la Corte mejorar la institucionalidad y, por eso, abrió el diálogo con los otros poderes", sostuvo.

Pero, igualmente, criticó al Consejo de la Magistratura, que no cumple bien las tres funciones de nombrar jueces, acusarlos y administrar el Poder Judicial, y sostuvo que "hay que debtir cómo mejorarlo".

Y en respuesta a otra de las preguntas del auditorio sobre la actitud del juez federal Faggionato Márquez -sobre quien pesan 38 denuncias- de citar a prestar declaración indagatoria a Francisco de Narváez, dijo: "Ningún juez debería trabajar con denuncias en su contra. El Consejo las debe investigar o desestimar, pero el juez no puede estar en una situación intermedia".

"Nunca un Poder Judicial, por sí solo, cambió a una sociedad. Las sociedades cambian y el Poder Judicial es una parte de ese cambio", concluyó.

Comentá la nota