Críticas al Gobierno en un acto de ex militares

Críticas al Gobierno en un acto de ex militares
Cientos de militares retirados y familiares de muertos por la guerrilla hicieron ayer un nuevo homenaje a las víctimas de las organizaciones armadas de los setenta, en el que criticaron la política de derechos humanos del Gobierno y reivindicaron a los represores procesados por delitos de lesa humanidad.
En el primer discurso desde el escenario montado en la Plaza San Martín, frente al Círculo Militar, los hermanos Juan y Ana Lucioni -hijos de un teniente asesinado por Montoneros en 1976- sostuvieron que "ningún soldado pide perdón por defender a su patria".

Desde 2006 este acto lo realizan distintas agrupaciones castrenses y de familiares todos los 5 de octubre -aniversario del copamiento en 1975 por Montoneros del Regimiento de Infantería de Formosa- para reclamar instituirlo como "día nacional de homenaje a las víctimas del terrorismo".

A diferencia de convocatorias beligerantes anteriores, ayer el eslogan fue "Basta de odios. Construyamos el país de la concordia". Pero como otros años, se volvieron a oír duras críticas y silbidos contra funcionarios del Gobierno, a los que se acusó de "terroristas". En su discurso, el abogado Juan Bosch reivindicó a los 600 represores detenidos y los llamó "presos políticos". Criticó la reapertura de las causas por violación de los derechos humanos y aseguró que los juicios son "remedos de tribunales revolucionarios".

Con una concurrencia menor a ocasiones anteriores, la "sorpresa" fue la presencia en el escenario de Eva Donda, hija de desaparecidos, criada por un represor de la ESMA y hermana de la diputada Victoria Donda (ver Las hermanas...).

El último discurso fue de Silvia Ibarzábal, hija de un teniente coronel secuestrado y asesinado por el ERP en 1975. En la Plaza se vio a Cecilia Pando y a su esposo, el mayor retirado Pedro Mercado. Pando preside la Asociación de Familiares y Amigos de los Presos Políticos (AfyAPPA), como denominan a los represores encarcelados.

Comentá la nota