Críticas de la UBA a la gestión del Indec

El rector Rubén Hallú y 12 académicos advirtieron que debe solucionarse la crisis institucional para darle credibilidad al organismo
Los académicos de la Universidad de Buenos Aires (UBA) vinculados con la complicada misión de asesorar al Gobierno sobre el trabajo del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) advirtieron al ministro de Economía, Amado Boudou, que el problema de la falta de credibilidad del organismo no se solucionará con cambios metodológicos si éstos no van acompañados de acciones para revertir la crisis institucional.

Partiendo de esa premisa, la comunicación -publicada ayer en la página web de la UBA- expresa varios reclamos: que se llame a concurso público para la designación de autoridades; que se publiquen datos que el Indec dejó de difundir a partir de la intervención política, y que se llame a auditorías externas para garantizar que los datos relevados en los trabajos de campo no sufran alteraciones en todo el proceso de elaboración de índices estadísticos. El informe señala que todas ellas son "condiciones previas indispensables" para que los académicos trabajen en las cuestiones metodológicas, al tiempo que cuestiona que se pretenda revertir la situación del Indec nombrando como autoridades a quienes estuvieron involucrados "en las acciones que condujeron a la actual crisis".

"Es altamente conveniente que los protagonistas de la tan deseada recuperación del Indec sean personas que no hayan tenido participación activa en las acciones que condujeron a la actual crisis", señala el informe, firmado por el rector, Rubén Hallú, y los decanos de las facultades de Ciencias Sociales (Federico Schuster), Ciencias Exactas (Jorge Aliaga) y Ciencias Económicas (Alberto Barbieri).

También suscriben los nueve asesores vinculados con la participación de la UBA en el Consejo Académico convocado por el Gobierno, del que participan otras universidades. Entre ellos, el profesor Enrique Zuleta Puceiro, quien asiste a las reuniones de ese grupo de trabajo. De esta manera, se buscó dar un mensaje unificado sobre la posición de la UBA frente al tema, luego de que en los últimos días se conocieron críticas de diferente intensidad.

El escrito elevado a Boudou sostiene que la casa de estudios seguirá asistiendo a las reuniones del Consejo para recibir información, "pero sin avalar en modo alguno las estadísticas que dicho organismo produzca ni las decisiones que se adopten en materia de nombramientos y funcionamiento interno" mientras no estén dadas las condiciones.

Sin dar nombres, el documento aparece como una crítica a designaciones recientes, como la del propio director técnico del organismo, Norberto Iztcovich, un hombre que se mostró cercano a la intervención política de los últimos años en el organismo (había mostrado su rechazo en 2007, cuando comenzó la manipulación de los datos de inflación, pero este año dijo que lo había hecho por falta de información).

Más recientemente, se nombró director de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) -de la que surgen los índices de desempleo y pobreza- a Claudio Comari, cercano al polémico secretario de Comercio, Guillermo Moreno. Días después de su designación, el Indec sostuvo contra todo pronóstico que en el primer semestre de este año bajó la pobreza, a la par de una caída de la actividad y de un alza del desempleo.

El documento de la UBA lamenta "el alejamiento involuntario y el desplazamiento de profesionales y técnicos", por lo que ello implica en cuanto a la pérdida de "experiencia e idoneidad", y sostiene que esos desplazamientos contribuyen "al deterioro del organismo". Los académicos recomiendan estabilidad en los empleos y el llamado a concursos públicos "con jurados de reconocida idoneidad e imparcialidad".

A esa condición "indispensable" para dar transparencia al Indec, los académicos suman otra: que se dispongan mecanismos de control y auditorías (con la actuación de entes como la Sigen y la AGN) para verificar que los datos captados para la elaboración de los índices no sufran alteraciones. Según afirman, la discusión sobre aspectos técnicos sólo puede tener lugar si se garantiza el correcto uso de los datos. Además, se pide que el Indec vuelva a publicar los precios de los productos de la canasta básica y la base de datos de la EPH, que permitía la investigación social.

Comentá la nota