Críticas de YPF en EE.UU. por los controles del Gobierno

En una carta a la SEC dice que el intervencionismo distorsionó los mercados y afecta su operación
El último reporte anual de YPF a la Comisión Nacional de Valores de Estados Unidos (SEC, en sus siglas en inglés) tiene casi los mismos conceptos críticos que el reciente documento de ex secretarios de Energía censurado en la Universidad de Buenos Aires: reconoce la existencia de una crisis energética, muestra las distorsiones entre los precios locales y los internacionales, consigna los cortes de gas a industrias y usinas eléctricas, se queja del bajo valor de las facturas domiciliarias y concluye que, por las amplias regulaciones del Gobierno en el sector, los resultados y las operaciones de la compañía podrían verse afectados.

Fue una sorpresa política en la industria. No técnica, porque se trata de argumentos harto conocidos por los petroleros. Los mismos que, en parte, habían presentado los ocho secretarios de Energía hace semanas, en el informe que no pudo ser expuesto en la UBA por presiones del Gobierno al decano de la Facultad de Ingeniería, Carlos Rosito. Pero el advenimiento de la familia Eskenazi al sector, después de adquirir hace un año un 15% de YPF, permitía anticipar un respaldo a las políticas oficiales. Los Eskenazi tiene una buena relación con la Casa Rosada.

El documento -presentado anteayer, con copia para la Bolsa de Buenos Aires- analiza las condiciones con que se encontró la petrolera durante todo 2008. Dice, por ejemplo, sobre el mercado del gas: "Como consecuencia de la crisis energética en la Argentina, desde 2002 el Gobierno ha establecido resoluciones y regulaciones que afectaron la exportación y el mercado interno. Esas normas han afectado la capacidad de los productores argentinos para exportar gas natural".

En realidad, le dedica varios párrafos al rol que la administración kirchnerista ha decidido tener en determinadas actividades. "El gobierno argentino ejerció una significativa influencia sobre la economía. En particular, la industria del petróleo y el gas fue objeto de amplias regulaciones y controles. Como resultado, nuestros negocios dependen ahora largamente de las políticas regulatorias imperantes en la Argentina, y nuestros resultados y operaciones pueden ser afectados negativamente por estos cambios. En la actualidad, enfrentamos riesgos y desafíos relacionados con la regulación y el control del Gobierno en el sector".

El informe menciona ocho "factores de riesgo" que afectaron a YPF:

* Limitaciones para trasladar los precios internacionales del crudo y las fluctuaciones en el tipo de cambio al mercado doméstico o para aumentar los precios locales del gas natural, en particular para clientes residenciales, nafta y gasoil.

* Altos impuestos a la exportación de hidrocarburos.

* Restricciones a las exportaciones de hidrocarburos, principalmente para satisfacer la demanda doméstica.

* Junto con la política oficial de proveer con absoluta prioridad la demanda doméstica, medidas regulatorias para proveer de gas natural y otros productos hidrocaburíferos al mercado doméstico por sobre las cantidades acordadas previamente.

* Obligación de importar ciertos combustibles a precios internacionales para satisfacer la demanda doméstica a precios domésticos, significativamente más baratos.

* Imposición de requisitos de provisión más estrictos, multas u otras acciones decididas por las autoridades en respuesta a la escasez de combustibles en las estaciones de servicio.

* Instrumentación de requisitos de calidad más estrictos para los productos derivados del petróleo en el país.

* Impuestos más altos y ventas domésticas de combustible no compensadas por las subas de precios.

El texto agrega que esos factores provocaron cortes en el suministro de gas: "Como resultado, durante los días de escasez, las exportaciones de gas [afectadas también por otras interrupciones ordenadas por el Gobierno] y la provisión a industrias, plantas de generación eléctrica y estaciones de servicio de GNC fueron interrumpidas para darles prioridad a los consumos residenciales a bajos precios".

El documento se detiene en el gasoil. Dice que "la demanda excede la producción doméstica" y que los precios de los productos importados han estado sustancialmente más altos que los precios domésticos. "Así, las estaciones experimentaron un faltante temporario y han sido obligadas a suspender o recortar las ventas."

Dos áreas frente a la costa de Punta del Este

* YPF se adjudicó ayer en una licitación dos áreas de exploración off shore en la costa uruguaya, en sociedad con Petrobras Uruguay y la portuguesa Galp. El grupo tiene permiso para una operación que se complementa con su regreso a la búsqueda en la plataforma marítima argentina, iniciado en 2008 (proyectos Aurora y Helix) y al programado en la cuenca de Malvinas para principios de 2010. En el área 3, en aguas profundas frente a Punta del Este, YPF tendrá el 40%, mientras que en la 4, en igual cuenca pero en aguas medias, el 20 por ciento.

Comentá la nota