Críticas a los diputados por sostener un remate masivo sobre vecinos.

Las hizo el candidato a diputado capitalino por Compromiso Riojano, Carlos Chacón, porque la Legislatura decidió suspender las ejecuciones de sentencias por el juicio iniciado contra 2 mil familias por la empresa Aclade, por las obras de conexión de gas impagas. "Cae de maduro que si el gobierno tuviera la intención de terminar con el conflicto ya lo hubiera hecho", advirtió Chacón.
Escribe Carlos Chacón, candidato a diputado capitalino por el partido Compromiso Riojano

El jueves pasado en una sesión que duró sólo una hora y quince minutos, los diputados, dando una fiel demostración de que poco importan los verdaderos problemas de la gente, habilitaron nuevamente la prórroga a las ejecuciones de sentencias que afectan a más de 2000 vecinos de la capital, por la deuda que se mantiene con la empresa Aclade desde el año 1996 debido a las conexiones domiciliarias de gas natural.

Para poner blanco sobre negro: los diputados, entre ellos tres que pretenden su reelección, como Basso, Machicote y Menem, no tienen la mínima intención de solucionar en forma definitiva el problema que afecta a estas cuantiosas familias de distintos barrios de nuestra capital.

Por ello recurren a lo mismo que han hecho el año pasado, levantan la mano para patear el problema para más adelante. Para diciembre ya habrá otra integración en la Legislatura, luego vendrá la feria judicial, luego los festejos del bicentenario y así seguirá pasando el tiempo; total, todos los legisladores tienen unas bonitas casas sobre las que no está pendiente orden de remate alguna.

Mientras tanto, estos vecinos no pueden dormir tranquilos porque saben que tarde o temprano perderán sus casas, si es que el Estado no auxilia a estas familias necesitadas y destraba el conflicto para terminar con las ejecuciones y remates que están vigentes.

Según me han informado los vecinos afectados, la deuda que se mantiene con la empresa asciende a más de tres millones de pesos, que se acrecienta por los intereses a medida que pasa el tiempo y no se soluciona el tema. Cae de maduro que si el gobierno tuviera la intención de terminar con el conflicto ya lo hubiera hecho, en principio y con un mínimo gesto, escuchando a los afectados que ya han requerido numerosas audiencias con el gobernador, quien dando muestras de una gran insensibilidad hacia el tema, aún no han sido concedidas.

A esta altura, preocupa mucho más cuál de las cuatro listas colectoras está primera en las encuestas y cuantos dineros públicos pueden seguir afectándose para premiar a los funcionarios candidatos y a los diputados que pretenden ser reelectos.

Hasta el momento, sin contar los últimos quince días que son los más importantes en gastos de campaña, ni lo gastado para los candidatos oficiales nacionales, ni para los candidatos del interior; cada lista colectora lleva gastado en la campaña más de dos millones de pesos. Definitivamente, con parte de ese dinero se podría solucionar el problema de los vecinos que tienen el conflicto con la empresa Aclade, y muchas otras inequidades que sufren los ciudadanos de la capital.

Por ahora, esta campaña nos muestra un tremendo despilfarro del dinero de todos nosotros, multiplicado por cuatro; y una enorme insensibilidad en ayudar y escuchar a quienes tienen problemas tremendos como es el de quienes se quedarán sin vivienda por los remates que ya tienen fecha; o la situación de huelga de hambre que mantienen los empleados "no médicos" del Vera Barros.

Comentá la nota