Críticas desde Corrientes a la desinversión del Ejército Argentino

Fue en la ceremonia de asunción del nuevo Jefe de la Base de Apoyo Logístico Curuzú Cuatiá. En esa oportunidad, el General de Brigada Sergio Fernández, Comandante del II Cuerpo de Ejército, pronunció un crítico discurso donde dejó al descubierto la falta de fondos.
El Comandante del II Cuerpo de Ejército Sergio Fernández calificó de “exiguos y tardíos” los fondos con que cuenta la fuerza y manifestó que “si las cosas se hacen y se siguen haciendo, es por el coraje y el corazón que ponen los soldados”.

Fue en el discurso que realizó en la de Base de Apoyo Logístico (BAL) de Curuzú Cuatiá en momento de poner en funciones al Teniente Coronel Lugones, realizando una radiografía de la desinversión que sufre el Ejército argentino desde hace tiempo, y que lo pone en un estado de crisis que persiste en el tiempo.

El veterano de la guerra de Malvinas y General de la Nación utilizó la crítica para resaltar el papel que cumplen los efectivos que integran el cuerpo armado del país y se refirió en principio a la infraestructura en la que incluyó los vehículos y las instalaciones edilicias con los que cuenta actualmente fuerza.

“Basta con sólo ver nuestras instalaciones, muchas veces abandonadas y recicladas, recuperadas y mantenidas. Nuestros vehículos y nuestros sistemas con años de trajín, de mantenimiento a veces incompleto, para darse cuenta de la situación por la que atravesamos”, dijo Fernández.

Seguidamente se refirió a la materia financiera y los montos que recibe la fuerza, a la que calificó como “escasa y tardía al momento del desembolso”.

“Si vemos los recursos financieros, exiguos, difíciles de obtener, tardíos, el escaso personal que tenemos disponible, uno podría estar tentado de decir la tarea no es posible de realizar, porque no dan los números. Los recursos no alcanzan en el tiempo y si las cosas se han hecho y si se siguen haciendo, sin ninguna duda es por el corazón, la inteligencia, el coraje que cada uno de ustedes como equipo o individualmente pone en la tarea”, les dijo a los soldados reunidos en el lugar.

Además señaló que “este tipo de ceremonias va marcando un hito en la historia de las unidades, pero sobre todo en la historia de los hombres y mujeres que integran el ejército”.

Para finalizar, se refirió al concepto de unidad, uno de las aspectos fundamentales para el funcionamiento de la fuerza.

“Una unidad no es sólo su bandera de guerra, no es su destino geográfico o su cuartel, no es su armamento o su vehículo. Una unidad es, junto a su bandera, esencialmente el corazón de las personas que la integran, sean estas militares o empleados civiles. Son un equipo, un equipo que va cambiando las caras y los nombres, pero que mantiene a lo largo del tiempo su identidad, su historia, su acervo y su esperanza de futuro”, expresó.

Comentá la nota