Críticas por el déficit y quejas del comercio por la "inequidad" tributaria

La Provincia necesita crédito por $ 1.750 millones, pero aun así hay dudas sobre el resultado final.
El dato habla por sí mismo: de los 775 millones de pesos en que la Provincia prevé acrecentar sus ingresos propios por vía de aumentos en los tributos para el año próximo, al 63 por ciento lo aportará el incremento de un solo gravamen, el impuesto a los Ingresos Brutos.

Con esta decisión, aprobada ayer en primera lectura por la mayoría de Unión por Córdoba en la Unicameral (37 a favor contra 21), el comercio –en particular el mayorista– será el más castigado por las necesidades financieras del Estado que, no obstante este ajuste, necesitará conseguir crédito por 1.750 millones de pesos, en su mayoría para renovar viejas deudas.

El Presupuesto 2010 pasará el lunes próximo por una audiencia pública a la que fueron invitados referentes de distintas organizaciones empresariales, sindicales y de las fuerzas vivas, debate en el que se descuenta que los puntos más controvertidos serán la pauta de ajuste salarial para el sector público (prevista en el 8,8 por ciento), el incremento de la presión tributaria y el déficit.

Dante Heredia, presidente de la Comisión de Economía e informante del oficialismo, remarcó que en este cálculo se observa un crecimiento de los recursos de origen provincial frente a los recibidos por la Nación, que caerán seis puntos. Aun así, la dependencia del Estado central continuará siendo significativa dado que de los 11 mil millones previstos, casi el 61 por ciento provendrá de esa fuente.

La estructura conceptual de los ingresos fue motivo de un fuerte debate en la extensa sesión de ayer. La suba de medio punto en Ingresos Brutos para el comercio mayorista –pasará del 3,5 al cuatro por ciento– no está equilibrada con incrementos similares a otros sectores, salvo el Inmobiliario Urbano. La industria mantendrá el 0,5 por ciento que tributa. La construcción y el campo no verificarán cambios.

Es verdad que el sector agropecuario pondrá 28 millones de pesos más que en 2009 por el Inmobiliario Rural, pero esto no será por una actualización de la base imponible, sino porque esta vez no se condonará la quinta cuota.

En las horas previas al primer debate, dirigentes de entidades comerciales, como Fedecom y la Cámara de Mayoristas plantearon esta "inequidad" tributaria y rechazaron la fuerte suba de la carga para su sector. Estas quejas se repetirán el lunes. El temor es que Córdoba pierda la clientela que históricamente tuvo en las provincias del centro y norte del país. Además, hubo una gestión para que el gremio de comercio se involucre en la discusión.

En parte, este escenario fue planteado por la bancada del Frente Cívico. Eduardo Bischoff y Nancy Lizzul, ambos de extracción empresaria, recalcaron la pérdida de competitividad que significará para Córdoba el incremento tributario frente al resto de la Región Centro. Bischoff aseguró que este presupuesto es "virtual" ya que no podrá trasladarse a la práctica.

Carlos Giaveno, de la UCR, apuntó directamente al rojo provincial y al financiamiento previsto. Dijo que si la Provincia previó endeudarse por 1.750 millones, a la luz de lo ocurrido este año, cuando necesitó el doble de lo presupuestado, entonces la necesidad de recursos externos se situará en los 3.500 millones.

Atacó, asimismo, la inconsistencia contable que deriva de aumentar un 20 por ciento las tasas retributivas y sólo 8,8 los salarios. "¿No habría que hacer lo mismo con los sueldos?", preguntó.

Liliana Olivero, de la Izquierda Socialista, advirtió por su lado que con la pauta salarial prevista se redoblará la conflictividad social, en particular con el sector docente y de la salud.

Comentá la nota