Críticas por la crisis ganadera

El vicegobernador, Bautista Mendioroz, manifestó su preocupación por la grave situación que atraviesa la ganadería rionegrina y, aunque admitió el impacto de la sequía, adjudicó responsabilidad directa al gobierno nacional y sus medidas para el sector.
"La ganadería sufre una crisis sin precedentes en nuestra provincia, al punto de convertirse ya en un problema social", afirmó, tras realizar un pormenorizado análisis.

Señaló que la principal causa de este conflicto es la persistente sequía, que ya lleva cuatro años afectando la provincia pero no es la única "ya que las políticas erráticas o la falta de una política sectorial clara por parte del gobierno nacional, no ha hecho otra cosa que agravar la situación provocada por el efecto climático".

Agregó que "la intervención de mercados formadores de precios, la depresión inducida del precio del kilo vivo, el manejo distorsivo de los subsidios, el precio irrisorio de la vaca conserva a partir del cierre o restricción de la exportación de este producto que no tiene mercado interno, la pérdida de superficie ganadera, la falta de una política crediticia acorde a las necesidades del sector, entre otros, han conformado un cóctel que derivó en una depresión generalizada".

Comentá la nota