Críticas a Alperovich y promesa de revancha

El peronismo disidente concretó su congreso de la Militancia y de la Resistencia en la Fotia.
El debate en el Congreso de la Militancia y de la Resistencia Peronista giró sobre dos ejes. Por un lado, los duros embates contra el oficialismo y, en particular, contra el gobernador, José Alperovich. Por otro, no faltó la autocrítica: admitieron que, por acción u omisión, muchos de ellos ayudaron a que el alperovichismo llegara al poder.

El acto, del que participaron casi 300 personas, se realizó en la sede de Fotia. A las 11, la llegada de una columna de militantes de la Asociación Trabajadores del Estado y de la Central de Trabajadores Argentinos apuró el inicio. El grupo estaba encabezado por los hermanos Martín y Raúl Rodríguez. Adentro se hallaban Rodolfo Vargas Aignasse, Julio Díaz Lozano, Alejandro Sangenis, Enrique Romero, Antonio Guerrero, Jesús Pellasio, Oscar López y el secretario general de la UNT, Florencio Aceñolaza, entre otros. Luego se conformó la dirección del Congreso. Algunos de sus integrantes fueron el ex diputado Agustín Avila, el secretario adjunto de las 62 Organizaciones, Jesús Soria, y los dirigentes Luis Romano (La Hora de los Pueblos), Adrián Lizárraga (Cruzada Peronista) y Ramón Brito (Fotia).

De entrada se evidenció el tono crítico de los debates. "Los que están aquí no le están chupando las medias a la billetera del poder. Muchos se decían revolucionarios y hoy están de rodillas", dijo Antonio Hernández, del Frente de Militantes Peronistas. "La principal fuente de corrupción está en el poder", señaló. "El peronismo no puede ser un foro de empresarios que se enriquecen con nuestro partido", alertó el trabajador de la salud autoconvocado Hugo Almirón, de Monteros. Todos manifestaron que el PJ provincial está dirigido por "gente que no es peronista, que no conoce las tres banderas (soberanía política, independencia económica y justicia social) ni las 20 verdades". "Somos responsables de que tengamos un Gobierno con nuestro signo, que no es peronista", dijo Romano.Martín Rodríguez, que cerró la lista de oradores, dejó un mensaje contundente: "no nos olvidemos lo que pasó, porque todos tenemos que ver con la historia de Tucumán. Se juntaron dos radicales con uno que no sabe nada de política y sacaron 100.000 votos, ¿nosotros no los votamos? Pero basta de decir 'el enemigo está a mi lado', porque él está en la Casa de Gobierno". Luego, Romero leyó el documento que fue sometido a votación. El texto explicaba la esencia del peronismo; daba cuenta de la situación política y enumeraba propuestas a ejecutar, en el marco del plan político del sector. López pidió que se retiraran del texto las críticas al grupo Montoneros y al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, lo que fue aceptado.

Comentá la nota