Critican la idea de aumentar la TGI a los departamentos vacíos

La idea oficial de regular el precio de los alquileres a través de un pago adicional de la tasa general de inmuebles (TGI) por parte de los propietarios de departamentos que estén vacíos desató la polémica. La Cámara de Empresas Inmobiliarias de Rosario (Cadeiros) salió con los tapones de punta contra la ordenanza. "No estamos de acuerdo con que se castigue a los propietarios, en todo caso necesitamos que haya incentivos a quienes ofrecen unidades en alquiler", expresó el titular de la entidad, Javier Grandinetti.
Por su parte, el ex concejal Nire Roldán, titular de la Concejalía Popular (organismo desde el cual se defiende a los inquilinos) afirmó que "con un registro público de contratos se blanquearía la actividad y se podría cobrar la tasa de derecho de registro e inspección (Drei) y destinarla a fines sociales".

Una ordenanza presentada por el concejal oficialista Orlando Debiasi le encomendó al Ejecutivo que estudie la factibilidad de identificar todas las viviendas ociosas que no están alquiladas. El fin de la iniciativa es aumentar la oferta de inmuebles en alquiler, combatir la especulación inmobiliaria y presionar tributariamente con un aumento de más del 50 por ciento de la TGI a los departamentos que estén desocupados por más de 6 meses y no presenten consumo en los servicios.

Castigo y no premio. Grandinetti entendió que la intención de regular el mercado impone un sesgo sancionatorio. "Esta medida busca un paliativo al deterioro de la oferta, pero lejos de pretender lograr el efecto deseado, no promueve el aumento de las unidades para alquilar", destacó el empresario inmobiliario.

Una de las medidas que indicó Grandinetti tendientes a reactivar el sector sería el blanqueo de capitales privilegiando las inversiones del sector inmobiliario, a la cual Santa Fe aún no adhirió.

"Además pedíamos una desgravación impositiva de viviendas que se destinen a la locación, pero su reglamentación la hace no operativa", dijo. Entre los incentivos que ideó la Cámara figura la creación de una promoción en la TGI y en el inmobiliario a aquellos que celebren contratos nuevos. Y también solicitaron que se elimine el sellado a los contratos de alquiler de vivienda que pagan los locatarios.

"Todo esto sería un mensaje claro al inversor que apuesta a las viviendas en alquiler. Quien invirtió en una vivienda y no la puede alquiler, ya está castigado por no percibir dinero, y en la medida en que se pongan trabas como padrones e intervención de los contratos, se genera más incertidumbre", resumió Grandinetti y pidió ser tenido en cuenta a la hora de implementar reformas.

Drei y registro. Roldán, en tanto, hizo hincapié en un registro de contratos de alquiler antes que en la aplicación generalizada de un aumento de la TGI. "Si tenemos 3 mil unidades ociosas en Rosario, contando un promedio de 100 pesos de TGI, y aplicamos esta norma habría una recaudación extra de 150 mil pesos. Pero si se hiciera un registro oficial se abonaría Drei sobre 35 mil unidades que están en el mercado locatario, con lo cual se tendría un instrumento más sólido para crear políticas públicas de acceso a la vivienda", aportó.

Comentá la nota