Critican desde el Foro de Seguridad lo gastado en dos funcionarios contratados por 100 mil pesos

Desde el Foro Municipal de Seguridad aún no saben concretamente qué tareas realizaron en 10 meses el “Comandante” César Rosso y el ex comisario Luján Antonio Centurión, también conocidos como Batman y Robin, quienes habían sido designados por el Intendente Pulti para llevar adelante tareas de Defensa Civil y Seguridad y para la realización de un “Diseño y Desarrollo de un Plan de Seguridad Comunitaria”, respectivamente, a cambio de un salario mensual de $5.000 cada uno.
“Está a la vista que no valió la pena haber gastado $100.000 en esos dos cargos, no porque la seguridad sea un tema menor, sino porque se contrató a dos personas que no cubrieron con nuestras expectativas”, apuntó el titular de la entidad, Walter Rodríguez.

Cabe recordar que el Jefe Comunal contrató a César Augusto “el comandante” Rosso, bajo la figura de “locación de Obra” para llevar a cabo una misión denominada “Diseño y Desarrollo de un Plan de Contingencia de Defensa Civil” en el ámbito de General Pueyrredón. Por 10 meses en esa función, de marzo a diciembre de 2008, cobró $50.000.

En el marco de la última campaña electoral, al ser consultado sobre el tema de la seguridad, Pulti había confirmado a César Rosso como el funcionario designado para ocupar el cargo de Defensa Civil y Seguridad.

"Es una persona que fue titular de los Bomberos en toda la provincia de Buenos Aires, conoce muchísimo y sabe como yo que el tema de la inseguridad es uno de los reclamos y preocupaciones de la ciudadanía", decía el actual Jefe Comunal.

Finalmente, Rosso terminó siendo contratado para cumplir una tarea que cualquier bombero voluntario haría sin costo alguno para el municipio.

En tanto, el intendente también autorizó la contratación del ex comisario Luján Antonio Centurión para la realización de una obra denominada “Diseño y Desarrollo de un Plan de Seguridad Comunitaria” en el ámbito del Partido de General Pueyrredon; al considerar que “la problemática vinculada a la seguridad pública, resulta ser una de las cuestiones que la ciudadanía identifica como prioritaria y respecto de la cual reclama a las autoridades políticas activas tendientes a su atención, no pudiendo el municipio quedarse al margen de dicha atención más allá de la competencia exclusivamente provincial en la materia”.

En ese sentido, Pulti explicó que “el plan encomendado” al ex comisario Centurión debía atender especialmente, pero no exclusivamente pautas relacionadas con “la realización de un análisis global de la situación de la seguridad del Partido de General Pueyrredon, identificar las cuestiones en materia de seguridad cuya atención y prevención pueda llevar adelante el municipio; la elaboración de planes tendientes a coordinar las acciones en materia de seguridad, deban llevar adelante el municipio y los actores provinciales (Fuerzas de Seguridad y Poder Judicial); el diseño de políticas de prevención y de control comunitario en materias de exclusiva competencia municipal; con más los estudios tendientes a detectar y revertir, en consecuencia, posibles falencias en la organización y funcionamiento las dependencias municipales afectadas a tareas de control que afectan la seguridad comunitaria”.

Mediante el decreto registrado bajo el Nº 2313, al cual 0223.com.ar tuvo acceso, el intendente Pulti autorizó en diciembre pasado el pago de $35.000 a Centurión, debido a que habría cumplido con el 70% de la ignota tarea.

Si bien tanto Rosso como Centurión tenían a cargo la responsabilidad de la seguridad –un reclamo constante en los marplatenses- y percibían por ello onerosos salarios, desde el Foro Municipal de Seguridad aún no saben de qué se ocuparon ambos funcionarios.

En diálogo con 0223.com.ar, el presidente del Foro Municipal de Seguridad, Walter Rodríguez, aseguró que de la labor para la que se los había contratado, “lo único que vimos fue la creación de las zonas de situaciones y nada más”.

A su vez, al calificar el trabajo de ambos, el dirigente se limitó a manifestar que desde los foros vecinales de seguridad vienen “luchando por la seguridad, todo ad honorem, y ellos, que sí ganan un sueldo, nos invitan a alguna que otra reunión para tomar decisiones, aunque en definitiva las decisiones se terminan tomando a puertas cerradas”.

“Creo que está a la vista que no valió la pena haber gastado $100.000 en esos dos cargos y que se deberían haber utilizado para algo más importante, no porque la seguridad sea un tema menor, sino porque se contrató a dos personas que no cubrieron con nuestras expectativas”, apuntó.

.

Comentá la nota