Crítica del oficialismo y aval de la oposición

Los alperovichistas dicen que se pone en crisis a la Cámara; sus adversarios elogian a la Corte.
Protagonizaron las dos posiciones en que se dividió el Tribunal de la Legislatura en enero de 2006, cuando resolvió (por mayoría) destituir a la camarista penal Alicia Freidenberg, ahora repuesta en el cargo por una sentencia judicial. Los criterios del opositor Ernesto Padilla y del justicialista Daniel Heredia en torno a este caso siguen tan enfrentados como hace casi cuatro años.

Padilla presidió el tribunal juzgador, y votó en contra de la destitución. El reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia le dio una íntima satisfacción. "La resolución constituye un claro mensaje a los poderes políticos, en el sentido de que las facultades que ejercen sus integrantes, muchas veces con amplia discrecionalidad y sin responsabilidad de ninguna naturaleza, podrán ser objeto de revisión judicial si se violentaron principios, derechos o garantías de rango constitucional", puntualizó.

El referente de PRO-Recrear recordó que, en el retorno a la democracia, se entendía que las decisiones de naturaleza política estaban exentas de todo control. Este criterio fue mutando hasta la actualidad.

"Siento tranquilidad de conciencia por haber votado, junto a otros cuatro legisladores, por la absolución de Freidenberg. Valoramos que los cargos eran insuficientes y que la sanción posible era un exceso, con un grave daño que se infringía al servicio de justicia porque se lo privaba de una magistrada con sobrados méritos y destacados antecedentes académicos", remarcó.

Sistema en crisis

Desde la vereda de enfrente, Heredia criticó la sentencia de la Corte y confesó que ella pone en crisis todo el funcionamiento de la Legislatura.

"Debo leer los fundamentos de la sentencia por la cual se deja sin efecto un juicio político que fue debidamente analizado en la Cámara, con hechos que estuvieron probados en la comisión acusadora y en el tribunal juzgador. Se trabajó con la mayor imparcialidad posible, con respeto al debido proceso y a la defensa en juicio y sin intención política en su contra, ya que hasta el presidente era de la oposición", recordó en referencia a la actuación de Padilla.

El legislador peronista justificó la separación de la camarista del cargo al insistir en que se había excedido en sus funciones por las resoluciones que dictaba. "Actuamos correctamente, con audiencias, testimonios y toda la institución puesta a trabajar en este tema; el mecanismo funcionó bien pero ahora se dio un paso atrás que crea una situación difícil que debe revisarse. El fallo nos desubica y debemos analizar ahora cuál es el criterio que vamos a seguir para que no se produzca nuevamente este resultado", agregó.

Heredia aclaró que el pronunciamiento de la Corte no afectará la relación entre los poderes del Estado, aunque admitió la sorpresa existente entre los legisladores.

Comentá la nota