Cristóbal López se asoció con Eurnekian para encarar la era post kirchnerista

Los empresarios Cristóbal López y Eduardo Eurnekian esperan cerrar esta semana un acuerdo para comprar los activos en Santa Cruz de Chevron, la tercera productora de petróleo de la Argentina.
En el último lustro, Oil M&S, la petrolera de López, el empresario K que regentea la mayoría de los casinos del país, se adjudicó 13 áreas (un 10% del total licitado a nivel nacional). Así se comprometió a desembolsar más de US$ 120 millones.

La tarea no resulta para nada sencilla, dado que el derrumbe del precio del barril (cayó un 300% de octubre a la fecha) ahuyentó a inversores extranjeros interesados en ingresar al negocio. Tampoco ayuda la escasa trayectoria operativa de la compañía, que apenas produce 20 metros cúbicos diarios de crudo, menos del 1% del total.

La petrolera debió recurrir a socios locales para continuar con sus planes de expansión. El joint venture con Eduardo Eurnekian, titular de Corporación América, controlante de Aeropuertos Argentina 2000, para comprar los activos de Chevron en la Cuenca Austral y explorar conjuntamente cinco áreas petroleras en Santa Cruz va en esa dirección.

La alianza, además, es el punto de partida de Oil M&S con vistas a consolidar su fenomenal crecimiento, sobre todo ante el eventual advenimiento del post kirchnerismo.

"Si no arman una estructura seria para explotar las áreas que ganaron, la petrolera podría ser el chivo expiatorio de una potencial derrota política del Gobierno, dado que es conocida su afinidad con el matrimonio presidencial", analizó un importante directivo del sector, que prefiere mantener la confidencialidad.

Por medio de la unión con Unitec Energía, del grupo Eurnekian, Oil M&S tendrá a disposición US$ 12 millones para desarrollar los campos santacruceños. El dinero representa un 60% de la inversión comprometida en los activos.

"Conformaremos una UTE que tendrá su propio equipo técnico para llevar adelante el proyecto. Estamos buscando al gerente general que lidere las obras", comentó Fabián De Sousa, vicepresidente y dueño del 30% de Oil M&S (el restante 70% es de López y su esposa), a PERFIL.

Sin embargo, el tándem López-Eurnekian va tras un objetivo mayor: los activos de Chevron en Santa Cruz. A fines del año pasado la petrolera norteamericana puso en venta una decena de bloques en la provincia como parte de un plan para re-direccionar su negocio hacia yacimientos más atractivos.

La operación está en manos del Scotia Waterous, un desprendimiento del ScotiaBank dedicado a la compra-venta de activos petroleros.

"Realizamos una oferta para adquirir el cluster de áreas en Santa Cruz. Sería estratégico contar con esos yacimientos porque nos permitiría acceder a una estructura productiva ya armada que diariamente extrae alrededor de 800 mil m3 de gas y 700 m3 de crudo", precisó De Sousa, que prefirió mantener el hermetismo en cuanto al monto de la operación. La propuesta es analizada por la casa matriz de Chevron. "Esperamos tener novedades de un momento a otro", indicó el ejecutivo.

La actividad de Oil M&S no se acota a la Cuenca Austral. En el Golfo San Jorge opera cuatro bloques: dos de explotación y otros dos de exploración. Su principal activo en la zona es Cerro Negro: reactivará 15 pozos existentes y perforará otros 12 antes de fin de año.

Comentá la nota