Cristina viene a respaldar a los candidatos K

Inaugurará la primera etapa del ferrourbano poco más de una semana antes de la elección. Los kirchneristas no descartan la presencia de Néstor Kirchner. Jaime se metió en la pulseada Juez-Giacomino.
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner les brindará a los candidatos kirchneristas el último gesto de respaldo, pocos días antes de las elecciones del 28 de junio. Según confirmaron ayer fuentes de la Casa Rosada, la jefa del Estado encabezará la puesta en marcha de la primera etapa del ferrourbano en la ciudad de Córdoba, en un acto sin fecha confirmada, pero que será entre el 17 y el 20 del corriente.

Si bien la visita tiene la excusa institucional de inaugurar una obra que se solventó con fondos nacionales, en realidad, los candidatos kirchneristas locales le otorgan importancia a la última visita de la Presidenta a Córdoba durante la campaña.

La Presidenta viajará el sábado 13 a Ginebra para participar de la reunión anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Allí dará su discurso el lunes 15 y regresará el martes 16.

Según confiaron fuentes de la Casa Rosada a la Corresponsalía de este diario en Capital Federal, en la Secretaría General de la Presidencia, a cargo de Oscar Parrilli, están armando la agenda para que la jefa del Estado venga a Córdoba entre el miércoles 17 y el sábado 20. Según indican las encuestas que pululan en la Rosada, la ciudad de Córdoba es uno de los territorios más adversos al kirchnerismo.

En este contexto, los kirchneristas locales alentaron la posibilidad de la visita presidencial. Es más, un allegado al secretario de Transporte de la Nación, Ricardo Jaime, no descartó que el titular del PJ nacional y candidato a diputado bonaerense, Néstor Kirchner, acompañe a su esposa.

Esto fue descartado por fuentes del Gobierno nacional, indicando que Kirchner está focalizado en la campaña bonaerense. Sin embargo, los K cordobeses señalan que el ex presidente le prometió al intendente villamariense y candidato a senador Eduardo Accastello que vendría a respaldar su postulación.

Más cruces. La pelea sin cuartel entre Luis Juez y Daniel Giacomino, en la que este último le cuestiona a su antecesor la herencia económica que le dejó en la Municipalidad de Córdoba, tuvo ayer un nuevo capítulo y sumó como protagonista al ultra kirchnerista Ricardo Jaime, quien salió en defensa del actual intendente. "Uno trata de no bajar al terreno de la pelea, pero entiendo la impotencia que puede tener quien le toca gobernar cuando no se tienen los recursos", dijo ese funcionario, avalando los reproches de Giacomino por el déficit heredado.

Jaime también le pasó factura a Juez por su oposición a que la ciudad tenga un subterráneo. "Cuando la gente comprueba que se oponen solamente por oponerse al progreso, generalmente se revela contra eso", comentó.

Por su lado, Giacomino retomó sus quejas contra el líder del Frente Cívico, al señalar que Juez le tiene "bronca" porque gobierna mejor que él, "que no hizo nada".

"La gente se olvida: pasó por el menemismo, pasó por el kirchnerismo, pasó por el delasotismo, en un momento dijo que sus tres amores eran Talleres, la Mona (Jiménez) y (Néstor) Kirchner (...) Mientras (Rubén) Daniele (líder del Suoem) siga teniendo amor con Juez es muy difícil que yo sea su amigo", redondeó.

Desde la verdad contraria, Juez también volvió a arremeter contra el intendente. De visita por la muestra Agroactiva, en Ballesteros, enmarcó los ataques recibidos de Giacomino en "una campaña mugrienta que el kirchnerismo ha decidido instalar en Córdoba" y que tiene –a su criterio– a Giacomino como ejecutor.

"Estamos en campaña. El compromiso que él tiene es agraviarnos", razonó.

Juez calificó al intendente como "un pingüino bobo", por su alineamiento K. "No sé qué le pasó a este pibe. Lo agarró Cristina (Fernández) y quedó obnubilado. Se creerá que está con Pampita", bromeó.

Comentá la nota