Cristina, en un viaje a la incertidumbre

WASHINGTON (Para LA NACION).-Ya al aterrizar en la capital estadounidense ayer por la mañana, a bordo del Tango 01, eran pocos quienes confiaban en que el viaje de la presidenta Cristina Kirchner a Honduras se efectuaría hoy, tras el fracaso de las gestiones del secretario general de la OEA, José Miguel Insulza.
Sin embargo, según fuentes gubernamentales, la propia Presidenta era la más decidida a acompañar al depuesto mandatario hondureño Manuel Zelaya a Tegucigalpa, en su misión en defensa de los valores democráticos, que estaría también integrada por los presidentes de Paraguay, Fernando Lugo, y de Ecuador, Rafael Correa, además de por Insulza. Pero, con el correr de las horas, mientras Washington alistaba sus fuegos artificiales para festejar el 4 de Julio, en la delegación argentina, (integrada por el canciller Jorge Taiana, el ministro de Justicia, Aníbal Fernández, y los embajadores ante la OEA y ante Estados Unidos) el ambiente era más bien de incertidumbre y desazón.

En primer lugar, los otros jefes de Estado que protagonizarían el operativo de restitución democrático jamás aparecieron. Al cierre de esta edición, Lugo todavía no había llegado, aunque funcionarios de la OEA afirmaron que había partido de Asunción por la mañana. En tanto, Correa anunció que recién arribaría hoy por la mañana. Por otro lado, en la reunión que Cristina Kirchner mantuvo con Insulza, éste le recomendó que no sería conveniente realizar el viaje ahora, y se inclinó por continuar antes con las negociaciones diplomáticas de más bajo perfil.

Al caer la noche se daba por hecho que la misión sería cancelada o suspendida, lo que sumía a la delegación argentina en la decepción.

Aunque nadie quería aceptarlo públicamente, muchos tenían en mente el frustrado operativo internacional que encabezó el ex presidente Néstor Kirchner en diciembre de 2007 a la selva de Colombia para rescatar al pequeño Emmanuel, hijo de la rehén de las FARC Clara Rojas, nacido en cautiverio. Todo hacía pensar que, al igual que en aquella oportunidad, esta misión del gobierno argentino tendría tampoco el desenlace deseado.

Comentá la nota